El cine de los 80 a través del Spectrum

Recuerdos de una época en color clash. Hoy recordaremos un buen puñado de videojuegos de Spectrum, basados en el mejor cine que recuerdo, el cine de los 80.

"El cine de los 80 en versión Spectrum"

Vamos a recordar y repasar algunos videojuegos de Spectrum. Para discriminar títulos en la inmensidad del océano de propuestas que nos ofrece "el gomas",  tomaremos como guía el cine. No está nada mal esa acotación, pero no lo suficiente para ofrecer un artículo de extensión satisfactoria. Cerremos un poquito más el cerco. ¿Qué os parece que nos detengamos en el cine de los 80?.

Una vez más el cine va a ser mi referencia, la escusa para recordar un buen puñado de títulos,  el hilo conductor para acercaros algunos videojuegos. Voy a intentar no extenderme mucho con este artículo porque algo más gordo vendrá ¿cuando? pues ni idea, pero a modo de pista os diré, que estas entradas con el cine y los videojuegos por bandera, me sirven de entrenamiento. (Y parte del bizcocho también). Hasta ahí puedo leer. 

¿Hay algo que no haya salido en Spectrum? ¿Qué no ha salido en Spectrum? Es increíble la producción que ha tenido y sigue teniendo este sistema. "Si no está en Spectrum, es que no existe" Por eso hay que ir de poco a poco. De alguna forma hay que estructurar su catalogo para echar un rato recordando títulos viejunos.

No es la primera vez que digo que para mi, aquella época fue una época especialmente feliz. Echo la vista atrás y me veo bien. Disfrutando de la vida. Como debe hacer un infante. No quiere decir que ahora no disfrute, ni tampoco creas que me cambiaba por mi yo de los 80. Aquello pasó y no hay que aferrarse ni estancarse demasiado en los viejos tiempos ya vividos, si no, puede que se te olvide vivir el aquí y ahora. Hay que detenerse en aquellos tiempos cuando la vena por contar batallitas a lo "abuelo cebolleta" (vuelve pronto) aflore en el momento preciso, como estoy haciendo para este preciso artículo, aquí y ahora. Porque así se requiere.



Y por aquel entonces, como creo que también he dicho en más de una ocasión, los videojuegos no ocupaban un espacio de ocio completo. Ahora si lo hacen o si pueden hacerlo. Es decir...ahora puedo estar horas y horas delante de un título (y antes también me dirás...espera joven padawan, paciencia) porque la experiencia de juego, bien por la historia que nos quieren contar, bien por la naturaleza de la campaña, bien por los onlines del demonio, bien por las mecánicas de juego, etc etc etc, estiran más mis sesiones, estiran más las horas de juego que puedo dedicarle de una forma más continuada, es una experiencia de ocio más completa.

Hay argumentos en muchos videojuegos que son como películas de 60 horas. Hay campañas que puedes iniciar en que se yo, en un juego de estrategia, que pueden durar años, como ese menda que lleva 35 años jugando a la misma partida de Civilization III. ¿Ves por donde voy? Los videojuegos pueden ocupar mucho espacio y tiempo de tu ocio. ¿Antes no? bueno...digamos que por poder puedes...si tienes una promesa o algo así, pero no me veo yo jugando al Horacio Esquiador durante 35 años. O no me veo yo muy capaz de estar 12 horas seguidas dándole vueltas al Donkey Kong Arcade. Por poder, puedo. Si. (aunque tampoco me veo jugando 35 años al título que sea por mucho que me guste, pero esto era un ejemplo ilustrativo)

Una parte del ocio. Un complemento. Pero aquellas adaptaciones cinematográficas en los circuitos de mi Spectrum produjeron un cambio en mi forma de ver o en mi forma de tomarme aquel ocio, ya nos se limitaba sólo a "echarle un rato", "ojo cuidao" que esto empieza a ponerse muy interesante, me decía. En pocas palabras, cada película que veía, pasaba a formar parte de mi imaginario mundo donde todo se enlazaba y todo formaba parte de todo. Poder complementar esas películas, poder emular a mis héroes del cine, poder recrear esas escenas siendo yo el mismísimo actor o por qué no, el propio director, a través de aquellos videojuegos basados en mis películas favoritas hizo que me fijara de otra manera y aumentara mi porción de ocio dedicado a los videojuegos, era el mejor complemento que podía soñar en aquel momento. 

Fue el inicio de una nueva percepción. Aquella cinta de casete me llamaba para contarme una historia, para completar a la que ya había visto en pantalla o para recrearla escena por escena bajo el amparo de su particular "reinterpretación" de la obra. Un "conversor" para distintos lenguajes, el cinematográfico y el de los videojuegos, para a fin de cuentas, hablarnos y contarnos una historia.



Ya había juegos en Spectrum que cumplían esas premisas antes que las versiones del cine al videojuego llegaran, me dirás sabiamente. Si. Por supuesto, no lo dudo y es un hecho, pero no las había descubierto aún, recuerda que hablo de mi propia experiencia. Los videojuegos evolucionaban. Ya no se trataba de ver cuantos puntos conseguías en las mismas pantallas repetidas en bucle una y otra vez. Había un principio, un camino y un fin. Había un objetivo claro a seguir y conseguir, había una sensación de recompensa y había un personaje con el que identificarse. A todo este nuevo descubrimiento había que dedicarle más tiempo y mayor interés por mi parte. 

¿Y cuales fueron las películas causantes del embelesamiento que condicionaba mi búsqueda de juegos con los que estirar su experiencia? (joder, esta frase parece sacada de EDGE) Pues vamos allá, pero antes un par de apuntes:

Tenemos un punto de partida para tejer esta entrada: Videojuegos de Spectrum basados en el cine de los 80. No hay mejor cine de entretenimiento en los 80 que el cine americano y por ende, si había que sacar una adaptación cinematográfica a videojuego también iba a ser dicho cine su fuente de inspiración. No esperéis encontrar ninguna película norvietnamita de los 80 hecha videojuego...¿o si? pues sería un puntazo que me la dieras a conocer para satisfacer mis ansias de conocimiento.

Punto uno hecho. Punto dos. Algunos deberes los tengo hechos. Algunas películas de los 80 pasadas por la piedra del Spectrum ya han sido tratadas en Orgullogamer. No me voy a repetir de nuevo, pero sí os voy a alcanzar los enlaces para que todo quede bien atado:

Por ejemplo, ya hemos hablado de los videojuegos de Los Cazafantasmas. Cuatro artículos dedicados a las películas y sus videojuegos. Te acerco los enlaces:



No hay personaje, para mi, que encierre mejor la esencia del cine de los ochenta que Indiana Jones. También lo hemos tratado en Orgullogamer. También con cuatro artículos como cuatro soles que merecen tu atención:



Si Indiana Jones es la esencia...Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone son los ingredientes para fabricarla. No se entiende la década de los 80 en el cine de acción sin estos dos titanes. Sobre los videojuegos de Spectrum basados en las películas de Arnold...¿adivina? ya he hablado en esta página. No estoy seguro de que haya tocado todas sus apariciones en Spectrum, aún tengo pendiente de terminar la serie dedicada al "Chuache", pero haciendo memoria, creo que el siguiente artículo ya tocaba meterse con Terminator 2 y esa es del 91. Por lo que creo que el cerco ochentero está cubierto:



....................................

En cuanto a Sylvester Stallone, no, esta vez no tengo enlaces que ofreceros. No he tocado nada de Stallone en la página. Mi intención es, cuando termine la serie de Arnold, meterme con Stallone. Creo que tomaré un par o quizás tres juegos que han sido significativos y me apetece nombrar en esta entrada. Para el resto, deberéis esperar al especial de Sylvester que quiero preparar...dentro de cuatro o cinco siglos, cuando tenga tiempo.

Punto dos hecho. Punto tres: No voy a llevar un orden cronológico en las muestras. Aparecerán juegos y películas según vaya acordándome de ellas. Al lío:

Robocop

"Nos encontramos en la vieja Detroit, en un futuro no muy lejano. La sociedad se nos presenta enrarecida. El crecimiento de la pobreza ha traído también el crecimiento de la violencia. El crimen en las calles parece el pan nuestro de cada día. En medio del caos, la OCP quiere hacer de intermediaria entre las buenas gentes de Detroit y la chusma que quiere asolar las calles. Para hacer cumplir la ley y la justicia, se necesita un policía con suficiente armamento como para atemorizar al enemigo y que esté de servicio las veinticuatro horas del día".

Me encantaba esta película. Una ambientación soberbia que hacía brotar en mi cuerpo serrano todo un torrente de sentimientos inquietos, como una sensación de desasosiego al pensar en ese futuro. Miedo e impotencia de ver como la raza humana podía a llegar a esos extremos miserables por un puñado de dólares. La violencia va engendrando más violencia, incluso en los medios que ponemos para frenarla. La escala del crimen es imparable e irremediablemente también participan aquellos que quieren combatirla. La visión decadente que impregna Verhoeven en sus películas es acongojante (y acojonante).

Y en medio del caos surge Alex J. Murphy. Un policía de intachable conducta, moral y profesional, que llega a las tierras malditas de Detroit "y no sabe ni donde se ha metío".

"A punto de estornudar"

Muerte y resurrección. La creación de nuestro héroe policíaco es sangrienta y brutal. Lo cosen a balazos. Sabiendo los cacos de la protección que le proporciona su chaleco antibalas, hacen caer sobre Murphy una tormenta de plomo. Su chaleco lo mantiene vivo, pero las amputaciones y sobre todo, los gritos de dolor, convierten a Alex en protagonista de un concierto macabro donde las risas de sus ejecutores acompañan en coro a la melodía de las atronadoras escopetas. El final del primer acto lo marca el señor Clarence Boddicker, "no le gusta a los policías y los policías no le gustan a él"... Se acerca al poco cuerpo y alma que le queda a Murphy, para rematarlo con un tiro en la cabeza.

Una escena que te marca para siempre. Y más cuando la ves con diez u once años...es curioso...ahora le pones a un niño con once años algo similar, y te quitan la custodia, pero en aquel tiempo, esta película era la reina de los cumpleaños. Volviendo a la impactante escena, se te queda el alma encogida. Nunca había presenciado el nacimiento de un héroe con tanto dolor y sufrimiento. Contra todo pronóstico Alex no muere. Pero queda en un estado que lo convierte en el candidato perfecto para ser el proyecto y nuevo prototipo de la OCP: "Robocop, parte hombre, parte máquina, todo policía" 


"Hay un nuevo tipo en la ciudad, se llama Robocop".Robert "Bob" Morton, padre de la criatura


Es en esta parte del argumento de la película donde entra en juego el videojuego (no diré aquello de valga la casi redundancia). Con nuestro Robocop ya hecho y derecho. Es aquí donde lógicamente difiere en algo el argumento para estirar un poco la experiencia de juego. Hay partes míticas de la película que se recrean a lo largo de este arcade, como esa fase de "medio bonus" donde el malhechor,  con cuchillo en ristre, amenaza a la moza y nosotros, con pistolón en ristre, debemos evitarlo. Lo que es inevitable en esta parte del juego es intentar no emular esa escena que se graba en tus retinas por siempre jamás y alegremente tratamos de apuntar a la huevera del maleante, para acabar de la forma más cinematográficamente parecida a la de la escena contemplada con anterioridad. Error...meeeeeh. Mal, muy mal...¡¡bhaiss...bhaiss!!.

Error muy común en las versiones de película hecha videojuegos, tratar de resolver la situación de la misma forma que ya has visto anteriormente (que se lo digan a las catacumbas de "La última Cruzada"). La cosa es parecida, pero no tienes porqué hacer lo mismito que en la escena.

De hecho, lo mejor que puedes hacer en este caso es aniquilar a la rehén (te quitará algo de vida sin llegar a morir) para tener vía libre y acribillar al enemigo a tu gusto. No es lo que Robocop haría, pero aquí de lo que se trata es de pasar pantallas y no importa que te pases la directriz 2 (Proteger al inocente) por el mismísimo forro de tus cojones u ovarios morenos. Apúntate bien esta estrategia, cuando llegues a Richard "Dick" Jones y este sostenga "al viejo" "a la coz de hierro" "al tocacojones" deberás volver a saltarte la segunda directriz.


Fue en 1989 cuando Mike Lamb y Ocean publicaron esta excelente versión en Spectrum del arcade de Data East. Un año después de su versión arcade y dos años después del estreno cinematográfico. La conversión de Spectrum difiere un poco de la versión vista en recreativa, gracias al cielo. Por temas de fechas de publicación. Ocean quería aprovechar el tirón navideño y el tirón de Robocop en versión VHS que estaba a punto de salir, por lo que el desarrollo de la versión de Spectrum tuvo que ir por otros derroteros.

"El USB peineta"

Ambas versiones me gustan, pero me gusta más la versión de Spectrum, algo más pausada en su desarrollo a lo que se añade las "fases de bonus" comentadas y la no comentada como la parte en la que tenemos que hacer el retrato robot (un robot haciendo un retrato robot) del maleante de turno, emulando de nuevo una de las escenas de la película donde se nos presenta un nuevo secreto escondido de Murphy: "El usb-pincho-peineta". Lo mismo te sirve para acceder al sistema de la policía, que de improvisada arma cuerpo a cuerpo, que de peineta para los compañeros petardos del curro.

El videojuego era un arcade del tipo "Run and gun"...bueno lo de correr es por decir, porque Robocop está diseñado para combatir el crimen, no para hacer los 100 metros lisos en las olimpiadas. El pobrecico mio es más lento que la cocción de las castañas Marrón Glacé. Deberemos patearnos las calles de la vieja Detroit haciendo cumplir la ley. Esto se traduce en barrer las calles de enemigos y entre tiro y tiro, unos cuantos potitos reconstituyentes. Avanzar y destruir. Y no te preocupes demasiado por las cuatro directrices. Un muy buen videojuego esta versión de Spectrum. De mis preferidos por aquel entonces, tanto juego como película. Echaros unas partiditas, a día de hoy se deja jugar bastante bien.

La vida útil del hype en mis tiempos se estiraban durante años en los mentideros del patio de recreo. Una película podía ser trending topic durante años. No me había llegado el agobio por agotar una experiencia de forma precipitada. Disfrutaba de aquel ambiente de forma más pausada. Digo esto porque la versión en Spectrum de Robocop llegó a mi casa un tiempo después de su salida oficial de aquellas navidades. Y llegó y disfruté de él, como si hubiera sido "ayer" el estreno de la película.
Robocop y yo nos conocimos con este pack que lanzó Ocean y que volveré a nombrar más adelante en el artículo, ya que asoma el hocico Rambo y se hace menester en la entrada.



También asoman en la caja los muchachos de Dragon Ninja y es curioso porque alguna coincidencia guarda con Robocop. Tanto la versión arcade de Dragon Ninja como el arcade de Robocop, comparten mismo motor gráfico. El motor gráfico que luego se empleó en Spectrum para Robocop, también lo veremos en un par de videojuegos que aparecerán por este artículo: Batman de Movie y Los intocables de Eliot Ness.

Por el momento aquí dejamos al agente Alex J. Murphy. En un futuro quiero dedicarle un especial para repasar sus películas y sus videojuegos, ya que me parece una cosecha interesante. Con sus luces y sus sombras, pero "todo policía".

.................................


Masters del Universo
¡Si ya son caros en España, no me quiero imaginar fuera del sistema solar"

¿Comorl? ¿Qué Iván Drago (para mi siempre será este su nombre y no Dolph Lundgren, que siempre me ha recordado al nombre de una marca de calzoncillos) va a ser He-Man? pero si Ivan Drago es el malo!!
Para nosotros los infantes de la década prodigiosa era el malo malísimo de Rocky IV, punto pelota y la lógica de aquellas edades nos llevaba a la conclusión de que una vez que un actor interpretaba a un villano, villano se quedaba para siempre.  Una vez entrados en materia en cuestión de visionado, se te pasaba. No fue un mal He-man después de todo. Quizás se me antojaba algo escuchurrumizado si lo comparaba con la musculatura del He-Man muñeco, más parecido al físico de Arnold que al de Iván Drago.


No se como tomaron los puristas de He-Man esta película. A mi me encantó. La guardo con especial cariño. Supongo que muchas de las películas mierderas a ojos objetivos, como la que nos ocupa, pertenecen a tu filmoteca particular por una sencilla razón. La edad de visionado influye, como todo en la vida, tambien el momento de su estreno, la experiencia previa de otras películas vistas y su comparación, el grado de complicidad previo que comparte, como el hecho de que era un auténtico fanático de los muñecos de acción de He-Man etc etc. Pero en resumidas cuentas os diré que cuando vi esta cinta era un infante. Un crío al que le iban a sacar una película de sus muñecos de acción favoritos. Fueron los ojos de un niño lo que hizo guardar en el recuerdo esta película y no los de un crítico de cine rancio que nada lo satisface.

Posiblemente, si nunca hubiera visto esta película y lo hiciera ahora, comparando con todas las experiencias cinematograficas que llevo a mis espaldas, diría: ¡¡¡Pero que puta mierda es esta!!! Pero no ha sido así. La vi en su tiempo y nada me va a hacer cambiar de opinión cuando afirmo que me gusta y que la disfruto a día de hoy.

"Yo tengo el podeeeeeeeer! Momentazo de la película. ¿Es tarde para decir eso de Spoiler Alert?"

Mi conocimiento sobre el mundo de He-Man es muy escaso. Por eso hacía antes un llamamiento a los expertos para que me dieran su punto de vista respecto a la trama, a la historia que se cuenta en la película, si es fiel al cómic o si se caga directamente en él (más bien creo que esto segundo). La historia para mi fue un poco fumada cuando la acción se traslada a la tierra, supongo que por motivos de presupuestos. Es mejor rodar en la tierra que recrear Eternia.

Pero como digo, mi conocimiento sobre la vida y milagros del Principe Adam, se limita a los anuncios que veía en la tele de esos pedazo de muñecos, de esos pedazos de complementos, de ese pedazo castillo de ¡¡Grayskull!!...luego ibas al Corte Ingles en búsqueda y captura de aquellos muñecos, sólo los muñecos, porque las localizaciones disparaban el presupuesto del bolsillo de los padres. Dentro de la caja de los muñecos, acompañaba a éstos un minicómic donde nos contaban alguna de las aventuras de nuestros héroes.



Con aquellas referencias históricas, podías seguir una especie de hilo argumental, saber los parentescos de los protagonistas, quién era héroe o quién villano, sin lugar a dudas aquello ayudaba muy mucho a la hora de meterse en acción con las figuras y recrear en tus tardes de juego nuevas historias acompañadas siempre, por incontables sonidos de hostias y espadazos hechos exclusivamente con el ruido de tu boca. Tus primeros pinitos con el BeatBoxing.

Si alguno de los presentes quiere recordar o recuperar dichos minicomics incluidos en las figuras de acción de "Los He-mans" os acerco una excelente enlace donde podréis ver y conservar dichos minicomics, toda una joyita para nosotros los viejuners:

"Portada y contraportada de uno de los cómics"

Un poquito de argumento, que como casi siempre, nos servirá para ambas cosas, película y videojuego.

Skeletor tiene cautiva a la hechicera del Castillo de GraySkull y está consumiendo su poder, o más bien haciendo un trasvase de los mismos, para dominar Eternia. ¿Pero cómo ha podido entrar y burlar las defensas mágicas del Castillo? ¡¡Este hecho nunca había sucedido!! pero el caso es que ahí le tienes al "huesos", paseándose como Pedro por su casa por los salones del trono. Dentro de poco los planetas van a alinearse. En el momento oportuno, aquel que ocupe el trono cuando la efeméride planetaria se produzca, el universo otorgará poderes al afortunado dueño y señor del Castillo de GraySkull y por ende, al señor Skeletor que pasará a convertirse en un Dios, en un Master del Universo...(no sé en que especialidad)

Menos mal que Eternia tiene un príncipe...o mejor dicho, tiene al mejor guerrero del universo después de Goku: He-Man. (nota del autor: en esta versión fílmica se fuman la identidad secreta de He-man como príncipe Adam...mejor...nadie quería ese muñeco. Cuando se agotaba el "musculitos", los padres cogían el muñeco de este "príncipe valiente" adicto a los anabolizantes e intentaban colartela)

Pues eso. Que He-man y su banda entran en escena. Aquí se resuelve el cómo ha entrado Skeletor al castillo. Todo es debido a un jodido "enano-trol" que ha construido un aparato con el cual manipular el espacio-tiempo y crear portales en cualquier parte del universo. Sólo basta conocer las coordenadas que se introducen en el cacharro. Al introducirlas, el aparato emite una música celestial, notas musicales...los viajes en el espacio-tiempo tienen su base en la música..."la música te transporta", como aquí en la tierra...yo entro en un bar y escucho que están poniendo Lady GaGa y me voy a otro bar...la música me transporta...



En fin, que Skeletor se ha hecho con uno de los prototipos de la llave interestelar del enano (Gwildor para los amigos), ha conseguido las coordenadas del castillo y ahí está, esperando su ración de poder con extra de Master-dios. Cuando He-Man llega a la fiesta la cosa se complica, empiezan a silbar las balas y se lía parda. Saben que están en clara desventaja sin la ayuda de la hechicera...es mejor una retirada a tiempo antes de morder el polvo de Eternia. Durante la batalla, He-man le pide al enano que cree un portal para salir de ese embrollo. Gwildor toquetea las teclas del aparato como si fuera Nacho Cano y el portal resultante los lleva a...¿Adivinas?... ¡¡pues claro hombre!! a nuestro querido planeta tierra. La cosa en la tierra se enreda. El aparato del portal se ha perdido, el tiempo para la hechicera se agota y para colmo, Skeletor con la ayuda de su otra llave envía a sus secuaces para dar caza a He-man y su banda. Y hasta aquí llegamos. No quiero destriparlo todo.

Con el videojuego me pasa lo mismo que con la película. En su día lo disfruté sufriendo. Pero esta vez no voy a recomendarte su visita a menos que quieras satisfacer tu curiosidad.

Fue un título que cogí con ganas e ilusión. La película me encantaba, tenía a mis padres martirizados cuando ocupaba el salón y la veía día tras día. Trasladar aquello a mi Zx fue glorioso y las cargas del juego fueron muchas, en muchas tardes de ocio. ¿Leer las instrucciones? ¿Para qué? así pasaba, que de repente te encontrabas en la pantalla de juego, con múltiples iconos que no tenías ni idea para qué servían o qué demonios intentaban comunicar. Ibas al tun tun. Ensayo y error. Una curiosa forma de tomar contacto. Si desesperabas hasta el punto de no atinar ni con la forma de mover al personaje, entonces si, echabas mano de los cuatro papeles del manual. En teoría, había que resolver el problema de Eternia de la misma forma que vimos en la película pero al estilo Spectrum.

Os dejo con un gameplay de este Master of the Universe The Movie de Spectrum, para que el vídeo os cuente y os muestre todo aquello referente al juego y que mi memoria ha olvidado por completo...lo hago de esta forma, porque la verdad...no me apetece volver a jugar a esto, de momento, y contaros:

"Buen destino"



Fin de la primera parte 

Es momento de dar al pause en nuestro vídeo VHS (¿o tuviste Beta?) y dejar aquí, por el momento, la entrada. Finaliza aquí la primera parte de este recorrido por mi querido cine de los 80 y las versiones en videojuego que tuvo mi querido, aún más, Spectrum.
Por delante nos quedan un buen puñado de títulos que recordar que guardo en la recámara para un buen puñado de entradas. "Si os ha gustado la entrada suscribiros al canal y darle al Like"....un momento...creo que aquí esto no procede...
Pero si podéis compartirlo en vuestras redes sociales y grupos de Whatsapps...Estaré eternamente agradecido. Me despido con una cita de cine de los ochenta que sirve de despedida y de pista para la cabecera del juego de la segunda parte de "El cine de los 80 a través del Spectrum":

"Fin de impresión..."



Mario Landflyer Orgullogamer
Aquellos maravillosos videoclubs...



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Semana de oro del Mega CD: Sonic CD