Road Rash Megadrive

Con la Megadrive mini en el horizonte volvemos a revisar su catalogo y os acercamos título para completar su lista.

"Road Rash. ¿Tienes hambre? pues te vas a hartar de asfalto"

Poquito, muy poquito queda ya para tener en el salón de casa la Megadrive mini. En el listado de los títulos que llegarán se encuentra un juego de "amotos" el Road Rush 2, buena elección, sin duda es mi preferido de los tres que se llegaron a publicar en la 16 bits de Sega. Siempre le otorgo mucho mérito a lo primero y original, son los cimientos de todo, por tanto en esta retro caza especial que vamos a dedicarle a la mega he querido acercaros su primera parte. Vamos al lio.

1991 fue el año de publicación de Road Rush si google la memoria no me falla. aunque en mi caso, el cartucho cayo en mis manos unos años más tarde y como consecuencia de un intercambio random entre particulares con un compañero de instituto. En principio iba a ser un cambio temporal y ya han pasado 27 años. Si me lees por un casual: ¡¡Devuélveme mi Final Fight de Super Nintendo, cabronazo!! 

Aunque bien pensado, no me arrepiento lo más mínimo del cambio. Se que ahora puedes estar pensando que se me ha ido el cable, puesto que Final Fight puede estar o está considerado, dentro del pensamiento colectivo de jugadores, unos peldaños más alto en el olimpo de los dioses, pero que queréis que os diga. En aquella época y antes de que se transformara en joya andante del olimpo, digamos que una vez pasado el Final Fight una treinta veces, poco me ofrecía ya, en cambio Road Rush nunca me canse de jugar con él y me divertía infinito, más que con la conversión del "yo contra el barrio" de Capcom para el cerebro de la bestia. A fin de cuentas, eso es de lo que se trata, de divertirse, luego para las conferencias con traje y corbata entonces si, sacas tu vena más pedante y pones a cada uno en su "sitio".



Más que un juego de carreras de motos. Progresión y hostias. 
Soy un fanático de las dos ruedas. Cualquier videojuego que se acercara a este particular mundo del motor para mi era como la luz a las polillas. Al menos tenía que probarlo y si convencía, comprarlo...o en este caso, intercambiarlo. No es que abunden muchos los juegos de motos si comparamos los titulos aparecidos dedicados a ellas frente a los coches. Tuvimos suerte con este Road Rush, a parte de ser de motos, encima era genial.

La parte sencilla del comentario del juego es que en su base era un juego más de carreras de motos. Carretera y manta, procurando quedar de los primeros para pasar de fase. Hasta ahí, como el resto de juegos similares. La particularidad, lo que había dicho antes: progresión y hostias como panes.   

No corrías en un circuito de competición. Aquí corrías por las carreteras de los diferentes estados de los EEUU, lo que le daba un plus a las carreras. Además de intentar adelantar a tus adversarios tenías que lidiar con el trafico y con los limites de velocidad ergo la policía también entraba en juego.

A medida que ibas ganando carreras se ampliaban los kilometros de los recorridos de los diferentes estados, amen de ampliarse tu cartera, los dineros vamos, porque esto era eso, carreras ilegales entre locos de las dos ruedas. Con los dineros podías comprar más y mejores motos, de más cilindrada, con lo que la velocidad de las carreras crecía de forma exponencial. Un acelerón con una moto premium te ponía en serios apuros en las curvas. Esa pequeña (y a día de hoy casi ínfima) progresión en el juego le sentaba a Road Rash a las mil maravillas. 

"Que te pego con el barru de aluminiu"

Eso en cuanto a la progresión, ahora pasemos a las hostias, la guinda del pastel. Para lograr llegar a los primeros puestos del podio, a parte de tu pericia a los mandos apurando curvas o acelerones para dejar atrás a tus contrincantes, el juego nos proporcionaba píldores de "juego sucio". Adelantar a un rival estaba bien, pero si al paso le pegábamos una hostia con la mano virá o una patada en la cuenca la ingle, dejando a nuestra víctima comiendo asfalto, pues eso ya no tenía precio. Puñetazos, reveses y patadas era nuestro ataque de base. Pero no acababa ahí la cosa. 

Nuestros rivales, a parte de llevar un juego de luces de recambio y el equipo de motorista, llevaban a sus carreras cachiporras y/o cadenas de hierro. Si en medio del "fregao" de la carrera nos topábamos con uno que llevara este material podíamos acercarnos lo suficiente y robarselo antes de que nos partiera la crisma. ¡¡Momentazo ese en el que te acercabas, el enemigo cargaba sus cadenas, se las guindabas tu y le sacudías en la cepa la oreja!!

En fin...cositas que hay que vivirlas y para eso estamos aquí. Os dejo que ya me estoy liando más de lo que le conviene a los artículos de esta sección. Que ustedes lo jueguen bien!!

Para jugar por aquí:
>> Road Rash <<




-Mario Landfyer Orgullogamer-
Maroto el de la moto




Las imágenes que acompañan al artículo han sido tomadas de google imagenes. Los derechos de las imágenes corresponden a sus respectivos autores.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Uno de los mejores juegos para esta consola. Recuerdo haber alquilado este juego en el Blockbuster Video que había cerca de casa. ¡Que tiempos aquellos!

    ResponderEliminar

Entrada destacada

Parche en Castellano para Shenmue HD

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos

La Taberna del Grog