Bonanza Bros (Arcade)

Ficha Técnica



Diseñadora: Sega

Publicado: Sega (Arcade/consolas) y U.S. Gold (PC)

Plataformas: Arcade, Amstrad CPC, Atari ST, Commodore 64, Commodore Amiga, Virtual Console, Sega Master System, TurboGrafx-CD, Sega Mega Drive, Sharp X68000, Windows, ZX Spectrum, Nintendo Wii, PlayStation 2, Xbox 360, PlayStation 3, Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch

Fecha de lanzamiento: 18 de Junio de 1990

Género: Plataformas, robos

Modo de juego: 1 o 2 jugadores

Vídeo


Análisis


Años 90, una famosa marca de pastelitos (que no diremos aquí) tuvo la genial idea de acompañar sus famosos pasteles con una colección de pegatinas basadas en las portadas de las caratulas de los cartuchos de SEGA. La jugada les salio redonda, sus clientes (los niños) hicieron la colección, mientras que intercambiaban en el patio de recreo las pegatinas repetidas. Esta colección, no tuvo el habitual álbum de cromos, sino que se trataba de un póster, con lo que más de uno (en los que me incluyo), tenía colgado en la pared de su cuarto.

Entre toda la colección, teníamos por allí las caratulas del Sonic, the hedgehog, Golden Axe, Altered beast, Street of rage, por citar algunos, pero siempre me llamaba la atención Bonanza Bros. No se si era por el curioso y sencillo diseño de sus personajes o porque no era lo habitual. Pero aquella portada tenía algo.


Allá por 1990, Sega lanza a los salones de recreativas este Bonanza Bros (también conocido como Bonanza Brothers). El título se trata de un arcade de toda la vida que combina plataformas con unas pequeñas dosis de acción, con un sistema que tenía cierto 3D en el diseño de los personajes. Todo esto gracias al sistema de SEGA 24.

Nuestros protagonistas son los hermanos Bonanza, Robo y Mobo (en la versión PAL Mike y Spike), unos simpáticos ladrones con cierto parecido a los The Blues Brothers. Su misión es hacerse con suculentos botines (dinero, joyas, oro, etc...) en diferentes escenarios (un hotel, una mina, un crucero, un casino). Para ello tendrán que evitar a los guardias (armados con porras, armas de fuego o incluso algún escudo), perros de seguridad y otros miembros de seguridad que nos harán la vida imposible.


Para ello, utilizaremos el sigilo como si se tratara de un Metal Gear Solid, nos podremos ocultar detrás de las paredes o de puertas. Si nos va más la acción, nuestros hermanos van armados y podrán dejar en fuera de juego durante un breve instante, aunque lo suyo es optar por ser un fantasma. Una vez que nos hagamos con todos los objetos, tendremos que buscar la azotea del edificio para poder huir en nuestro zepelín. Además tenemos una divertida fase de bonus, donde tenemos que evitar las luces de los focos, para poder hacernos con unas sacas de dinero. 

Lo primero que habría que destacar de este juego que para poder disfrutarlo al 100%, habría que jugarlo acompañado de un amigo. La pantalla se divide por la mitad para que cada uno pueda llevar a uno de los hermanos Bonanza (si jugamos sólo, tendremos solo media pantalla lo cual es un latazo).



Entre las habilidades de los hermanos, pueden caminar, saltar, disparar, abrir puertas (ojo, cuidado con quien se encuentre detrás que se puede llevar un portazo), pulsar alguna manivela para poner en marcha alguna maquinaría y ocultarse detrás de columnas o grandes muebles (e incluso usar algún objeto para poder ocultarse). Se echa de menos que nuestros personajes se puedan agachar, porque en ocasiones es fundamental para esquivar las balas de los guardas.

En líneas generales, se trata de un juego sencillo, pero efectivo como un botijo, cumpliendo su objetivo de entretener. Sus gráficos aunque sencillos, sobre todo en el diseño de personajes, tiene cierta profundidad (basta con fijarse en el diseño de los perros guardianes que se tratan de la unión de varias y pequeñas esferas). Hay que mencionar el divertido detalle que cuando llevamos mucho tiempo oculto detrás de una puerta, el simpático gesto que tiene nuestro personaje al ser molestado por una mosca.

Imagen relacionada

La jugabilidad es muy intuitiva, incluso al comienzo de la partida tenemos la posibilidad de realizar un tutorial que de forma muy breve sabremos adaptarnos a los personajes y sus acciones. Como todo en este juego, es bastante sencillo en el apartado sonoro, tampoco iba a ser diferente. Los sonidos que podemos oír a lo largo de la partida son simples pero efectivos. A lo que le acompaña unas melodías durante las partidas que nos hubieran gustado que fueran más marchosas.

Bonanza bros. es un juego muy adictivo, funciona casi perfectamente todos sus elementos. Se echan de menos ciertos detalles, como contar con algún item para reducir su dificultad.

Imagen relacionada
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

RAGE 2 (Análisis)

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos

La Taberna del Grog