OUTLAWS (Análisis)

"Con la moda de los shooters que se instauró en los años 90, Lucasarts antes de sacar el Jedi knight con el nuevo motor gráfico, nos sorprendió con un shooter con toques del mas clásico spaguetti western"




"Doom, Wolfenstein, son juegos que cambiaron completamente el concepto del videojuego tal y como se veía en ese tiempo, y cuando sucede esto empiezan a surgir clones, muchos de poca calidad y otros de calidad, como este"


El genero Western, es el ambiente perfecto para poder ambientar un videojuego en primera persona, y Lucasarts antes de jubilar su fantástico motor Jedi (que se utilizo en el Dark Forces), nos trajo Outlaws. Un shooter en primera persona, donde nos sitúa en esta época tan violenta de la historia americana.



Encarnamos el papel de Jack Anderson, un Marshall retirado que su esposa ha sido asesinada y su hija secuestrada por unos sicarios de un cacique local, y deberá enfrentarse a toda su banda de criminales a través de varios niveles, para rescatar a su hija y buscar su venganza.

Outlaws es un juego bastante atípico en aquella época, ya que una de las peculiaridades que tenía, era que el juego tenia unas fantásticas cinemáticas animadas, que te daban la introducción y el final del nivel, que además vino traducido y doblado al castellano. Al comenzar el juego nos encontramos con un diseño bastante llamado es con un toque cartoon, y alejándose del gore y la casquería que estábamos acostumbrados a juegos como Doom, Heretic, Wolfenstein entre otros. Pero en compensación nos presenta un gameplay muy pulido y original, entre otras cosas destacables, las armas tienen 2 tipos de disparo, por ejemplo el revolver dispara normal y modo auto, miras telescopicas, etc. Que hacen que la experiencia sea muy gratificante y divertida.



Con respecto a lo demás, el sistema de mapeado, es muy basico, mapa enorme donde moverse libremente matando a enemigos a diestro y siniestro para encontrar llaves para salir del nivel o matar a X enemigo, en ese aspecto el juego peca de genérico, ya que en esa época había muchísimos clones de Doom, de calidades variadas, desde buenos a malos, y el mercado del videojuego quedaba bastante saturado, y al ver un juego de tiros mas, pero del oeste, te echaba para atrás. Y no ayudaba mucho que ya estaba  en el mercado el  Quake con su poderoso motor 3d y además compitiendo con un peso pesado como Duke Nukem 3d, provocó que este juego quedará un poco de tapadillo.



En conclusión, Outlaws, no es un gran juego, tampoco es un portento visual, pero era un shooter que emanaba esa originalidad, y ese encanto que el estudio Lucasarts metía en sus juegos. Donde la historia te embriagaba y te hacia sentir como si estuvieses en una pelicula de John Wayne o de Clint Eastwood, un clásico menor de Lucasarts pero no por ello malo.



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Bits Party 2018

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos