[Primeras impresiones] Resident Evil 2 Remake








Orgullogamer es un medio pequeño, sustentado por la pasión de cada uno de sus miembros y que cada día crece a pasos lentos pero firmes. Lo que hoy os traigo es prueba de ello.

Quien me iba a decir a mí, un Orgulloso desde el año 2016, que algún día podría cubrir un evento de tal magnitud como una Madrid Games Week para probar nada menos que un juego por el que llevo suspirando desde sus intentos como una obra fanmade: Resident Evil 2 Remake.

Se de sobra que los medios especializados de hoy en día buscan probar cuanto antes los juegos que no han salido al mercado. Estamos ante una carrera que el primero que lo tenga es el que se lleva las visitas y con ello, los dineros. Pero estas impresiones siguen la filosofía de Orgullogamer y por tanto, tener algo escrito ya el primer día de la feria nunca fue parte del plan.

Tampoco busco con ellas daros un repaso técnico por encima de lo que va suponer el videojuego, si no hablaros desde mi corazón como fanático de la saga y lo que representó para esa parte de mí tener el privilegio de catarlo tan prematuramente.

Sin más, allá voy, el tito Kosack se os lanza a hablaros de Resident Evil 2 Remake. Abrochad los cinturones y abrid bien los ojos, muyayos.

Resident Evil 2 fue todo un hito en el género cuando salió allá por el año 1998 en PSone. Veníamos ya acostumbrados con una entrega preliminar y algunos títulos interesantes como los Alone In The Dark o el tremendo Deep Fear de Sega, no obstante, Resident Evil 2 supuso una revolución en la forma de narrar el terror en un videojuego por su tonalidad más seria y que arañaba los tropos del cine de terror moderno (que no serie B como hacía la primera parte), protagonistas muy originales para el medio del videojuego tanto como así lo eran sus villanos, alejándonos de megalómanos como Wesker para profundizar en entes como William Birkin en el rol de científico desesperado por su obra y su familia.


Reportaje extensivo del Señor Pixel 2 Pixel donde veréis todo lo que albergaba el programa original. Muy interesante tanto si sois expertos en el videojuego como si os suena a chino su nombre.


Este título posee el galardón de ser de los juegos más vendidos de Capcom, por encima de sagas vanagloriadas como Megaman o Street Fighter y la cantidad de fans que lo ostentan como el mejor de la saga supera el millón. No era de extrañar que viendo los ánimos con este juego (sí, al día de hoy seguían muy calientes) Capcom se lanzase al fin en traer un remake del mismo... Y que remake, señores.

Muchos querían que el juego siguiese con la premisa de los fondos prerrenderizados, las cámaras fijas y los controles de tanque que tan característicos eran en los comienzos de la franquicia. Sin embargo, Capcom optó por mezclar el sistema que vimos en RE4 y posteriores, coger un poco de lo visto en Revelations y darle vueltas con lo aprendido en RE7 dando lugar a un juego que conserva la exploración y la complejidad de los puzles del original pero viéndose la acción con la cámara al hombro nutriéndose de la agilidad de la séptima entrega.

En lo personal, le doy mis bendiciones a Capcom por haber optado por este cóctel en vez de intentar un RE Remake como hizo Shinji Mikami con el título original... Porque a los mandos se siente como un orgasmo, sin exagerar.

El control de Leon S Kennedy por la comisaría de Raccon City es totalmente intuitivo y la respuesta es 100% fiel sin los antiguos problemas de "a ver si machacando el cuadrado conseguíamos disparar de una vez al zombi que nos atormentaba". Las mecánicas de los puzles más de lo mismo, decimos adiós a entrar en el inventario para activar las cosas, ahora si tenemos el objeto necesario con tal de pulsar la X cuando el pop up! lo indique será suficiente, esto suele desembocar en una animación súper realista de Leon interactuando con el rompecabezas en cuestión.
Por ejemplo, si vamos al panel eléctrico que está precintado Leon hará un gesto de negación seguido de una frase de que no puede abrirlo con las manos desnudas. Si vamos ya con el cuchillo en el inventario, Leon lo desenfundará con un movimiento grácil y cortará la cinta con un realismo pasmoso.

Aquí el menda disfrutando de la demo concentrado como el que más






















Y así con todos los puzles sin importar su complejidad. El juego parece que va estar salpicado por muchos de diversa índole, en la presentación pude ver que había desde los clásicos discos de la fuente que ya tenía el original, un panel donde poner 3 fichas de diferentes dibujos, interactuar con las clásicas tarjetas en el ordenador del Hall o las puertas con los pomos de figuras que ya son santo y seña en la franquicia.

En este tema me sentí perdido y no sabéis como lo agradezco porque yo soy un negado con los puzles y la frustración que sentí los minutos que pude jugar me rememoró a la ya sufrida en su día con el juego original. Me parece muy bueno que nos hagan estrujar la neurona un poco en vez de darlo todo hecho. Estamos muy mal acostumbrados a las comodidades de los juegos actuales, que nos rompan el cascarón nunca viene mal.

En cuanto al tema de la acción decir que lo que más me ha impactado fue la degeneración de los zombis. Disparar a las piernas y partírselas, acribillar un brazo y ver como a este se le va desgarrando la piel hasta caer como un peso muerto al suelo... Sin contar la escabechina hecha a un zombi gordo, que tras vaciarle el cargador en el vientre fue perdiendo tripas conforme se nos acercaba a hincarnos el diente. Esa capacidad gráfica en los daños de los enemigos sumado a una kinestésica tan buena en las armas de fuego hace que la experiencia de disparar sea la más placentera jamás vivida en un Resident Evil.


Incluso a mí, que soy un fanboy de la quinta parte por la buena sensación de impacto que tenían los proyectiles en los enemigos, me sentí extasiado viendo cómo se presenta la cosa aquí. Una pasada, no sé qué más decir.

Lo que más me ha impactado de la demo son los niveles de destrucción en los cuerpos de los zombis























Hablando ahora de la ambientación, flipé en colorines. La saga llevaba varias entregas adoleciendo de perder sus bazas de horror a favor de una acción destartalada. Con RE7 hubo un cambio radical de tuerca donde el peso principal volvió a recaer en la sensación de indefensión y los puzles, siendo incluso hasta demasiado "Survival Horror" para los fans que experimentaron la vertiente original. 
Con RE2R solo puedo decir que por fin encontraron el equilibrio.

Hay tiros, muchos tiros pero la munición no es moco de pavo. Así como en RE2 había que medir bien las balas porque no había demasiadas, aquí ocurre lo mismo. Me pasó de vaciar nervioso un cargador en un par de zombis y después tener que echar a correr por carencia de balas restantes. De todas formas, por lo que pude probar, el juego seguirá volcándose más hacia la acción que en otras partes, aunque esto está bien medido como ya dije. La demo de presentación podemos estimarla en un 50% acción, 30% exploración y un 20% puzles cuando, comparándola con juegos como RE5, la cosa estaría 80% acción, 15% exploración y 5% puzles (si es que esos retos podía llamársele puzles...).

Y ojo que hablamos de un cacho bien pequeño del juego final, seguramente habrá secciones donde estos porcentajes se alteren e incluso se intercambien. Siendo un RE que rezuma tanto a clásico, la variedad de situaciones y escenarios estará a la orden del día, apuesto todo a que será así.

Pero es que joder, tampoco puedo dejarme en el tintero hablaros de los elementos de terror. ¿Qué si chupe sustos? Carajo si chupé. En unos pocos minutos ya tuve dos sobresaltos con las consecuentes risas de los espectadores que tenía detrás. Aun teniendo una cámara libre en tercera persona, los zombis están colocados de forma inteligente, de manera que te van atacar desde esquinas y puntos ciegos para darte la congoja de turno. En el pasado las cámaras fijas eran el instrumento para jugar con los sustos, aquí directamente juegan con la costumbre del jugador para lograr el mismo resultado. Empezarás comiéndote sobresaltos por doquier pero una vez te acostumbres entrarás a paso lento en las habitaciones, con linterna en mano y apuntando ya en los puntos donde la experiencia te dicta que estará el enemigo esperándote.


Trailer que traduje en su día cuando se presentó el juego en el E3 2018


A mi juicio, es una forma muy genuina de trasladar el terror a un videojuego. RE7 utilizaba los golpes de efecto inesperados, como por ejemplo, que te entrase el señor Baker en un pasillo rompiendo una pared de la nada y otros juegos modernos como Dead Space apostaban por la tensión constante, apoyándose de la música y la cantidad de enemigos en escena. Es que RE2R va por otros derroteros, se vale de lo "noob" que sea el jugador para medir su grado de terror en el juego, sumado a la constancia de la oscuridad que nos obliga a toquetear con la linterna, recordando a viejos conocidos como Doom 3 o el genial Alone In The Dark IV. La suma de estos dos factores hace que de verdad pasemos por una experiencia terrorífica.

Por último, os hablaré del panorama audiovisual y técnico. Qué decir, el juego se vale del RE Engine, el motor debutante de la nueva generación por parte de Capcom para dar vida a esta maravilla de videojuego. Los rostros, como bien habéis podido apreciar en los inumerables trailers, son demenciales. El juego de luces y sombras, jamás había visto algo así en un Survival Horror y bueno, lo más impresionante, la generación de impactos en los zombis. Ver como cada balazo o corte que les efectuamos tiene su traducción de forma tan precisa es un jodido placer para nuestras retinas. Lo mismo va para Leon, la manera en la que se mancha de sangre, se ensucia por arrastrarse por el suelo o como van surgiendo las marcas de dentelladas allí donde le pillan es un orgasmo. Demencial es la cantidad de gore que contemplamos ya solo la demo: Escenas de tíos partidos por la mitad, policías con la cara totalmente desgarrada, zombis destripados... Bufff, el original se supone que ya tenía estos niveles pero debido a los gráficos que se gastaba había que imaginarse parte de las cosas.

Pero lo flipante es que todo esto corría en una PS4 Pro a 4K con los 60 frames a todo trapo (con caídas según que tramos, sea dicho). Una pasada lo bien optimizado que está el titulito para las consolas de sobremesa.

La buena de Claire Redfield no era jugable en la demo y la verdad es que me ha quedado pena




















No me iré sin deciros también que el papel de la OST es también demencial. Y lo digo por una cosa que igual os hará explotar la cabeza: La ausencia de la misma. Sí, orgullosos, que no haya pistas de audio durante la mayoría del tiempo sirve para enfatizar el poder de los momentos de tensión y canguelo. Así como unas buenas pistas pueden servir para lo mismo, saber cuándo NO tienes que meter música puede provocar los mismos niveles (o incluso mayores) de malestar en el jugador. RE2 decide jugar con esta premisa y la verdad es que su puta madre, entrar en pasillos que crees que no habrá nada por el hecho de estar acostumbrados a que suene una canción de tensión te hace comerte cada susto y dentada que madre mía.



Y bueno, esto es todo. Para echar el cierre decir que aquí el Kosack se lo va comprar en cuanto el juego aterrice en alguna de mis tiendas cercanas. Posiblemente le caerá un buen análisis en la página así que si queréis unas impresiones más profundas y concretas, para enero las tendréis ¡No desfallezcáis!

Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Bits Party 2018

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos