Load n run, La piratería se viste de etiqueta

Load N Run, la revista que nutría con videojuegos nuestros microordenadores mes a mes, a precios muy interesantes. La piratería se vestía de etiqueta.  

"Load N Run"


¡¡Cómo nos engañaron por aquel entonces!! Y yo que pensaba que estaba comprando material original. Y no, desde ya y desde el principio del artículo os digo que todos aquellos juegos que traía la revista en sus cintas, mes tras mes, eran piratas.




¡¡Con la piratería hemos topado!!

Que si, que vale, que ahora todos somos seres de luz y caballeros blancos que luchan contra la piratería y apoyan a la industria, pero en lo personal, no siempre fue así en aquellos tiempos. No es escusa, pero no puedo cambiar mi pasado, el pasado sirve para no cometer los mismos errores, pero allá por los 80, pirateaba que daba gusto y no os creáis que era a mala hostia, ¡¡no!!, era "lo normal" y no tenía conciencia que estuviéramos pirateando y menos aún que estuviera aportando mi granito de arena en destrozar la industria del videojuego porque ni si quiera sabía que había una industria.

No éramos conscientes. Yo al menos no lo era. Es mas, creía que todos los juegos que traía mi padre a casa para fundirlos con mi Spectrum, los había fabricado el dueño del Spectrum. Luego si, no creáis que era tan "retarder", me enteré que había gente que se dedicaba a crear aquellas maravillas. 

Pero no le daba tampoco demasiada importancia, me importaba un cojón y medio qué persona o empresa había creado tal o cual juego. Se la daba al "juego" en si, y no me refiero al casete, sino al juego en su concepto en edad infantil, A "Jugar" con lo que sea, con los He-Man, el Scalextric o el caso que nos ocupa, los videojuegos, sin importar los daños que hacíamos a terceros.

"Yo tengo el podeeeeeeer!!!"

Por aquellas edades tampoco es que tuviera muchos conceptos de cómo funcionaba la "economía o la industria del videojuego" cuando tus padres te regalaban videojuegos o los pedías directamente, aceptabas de agrado original o copia. Tu veías "el juego" y no te importaba que la cinta fuera original o de Tdk, era un cacharro que metías en el reproductor y jugabas sin importarte otra cosa, de igual modo que cuando jugabas al Scalextric o a los He-Man, no estabas pendiente de si sus acciones en bolsa caían o se recuperaban.

Puede sonar faltal esto que os cuento, pero los de mi quinta sabrán como funcionaba aquello. Luego si, luego te vas enterando de la vida y milagros de las cosas y empiezas a concienciarte y a obrar en consecuencia. 

Viéndolo ahora, si. Es un hecho, éramos piratas ¡qué le vamos a hacer!, nadie es perfecto y ahora todos somos caballeros blancos. No vimos un duro de aquella piratería, de modo que éramos piratas, si, pero de última graduación, éramos los grumetes o los peones de la pillería. Conozcamos un poco la nobleza y realeza de los piratas.  

Dando de comer al Spectrum

Mi primer Zx Spectrum 48ks llegó a principios de los 80, no recuerdo exactamente el año, pero hasta las siguientes navidades no me llegaron juegos originales. Un año entero para dar rienda suelta a la piratería. Salvo los propios juegos originales que traía el Spectrum, todo lo demás y hasta la carta de Reyes, piratón. La prensa del videojuego ha hecho mucho por la originalidad y las buenas costumbres en mi persona. En mis primeras MicroHobbys y Micromanías veía y me enteraba de las novedades, eran referente y clave fundamental para mis escritos con mis peticiones de videojuegos a sus majestades de Oriente. Mi primer título "original" comprado regalado por los Reyes fue >> Viaje al centro de la Tierra <<. Echen cuentas de mis pillajes como corsario. 
(Nota del pirata del autor: Esto no es del todo cierto, antes del Viaje al centro de la tierra compre o me regalaron más juegos originales, pero me apetecía poner el enlace del artículo asi un poco a rosca)

¿Cómo llegaba la buena mierda a casa? 

Mi principal proveedor de sueños eléctricos era mi querido padre (te quiero papa, allá donde estés te llevo en mi corazón). ¿Y de donde los sacaba él? pues de su entorno laboral. Entre él y sus compañeros se picaban por ver quien conseguía más material para sus Spectrums, ya saben de la cultura laboral del "pues yo más y  la de pues mi cuñado mira lo que tiene" Esos piques eran una bendición para mi, pues día si día también hacían querer que el tiempo volara para llegar del colegio, esperar a mi padre y ver que nuevas traía de Gondor. 

Ansioso esperando y montando el Spectrum aguardando su llegada para ver que buena o mala mierda traía en sus manos, en aquellas cintas de TDK. Aquellos juegos programados en BASIC de la primera hornada de Spectrum ocupaban menos y nada, por lo que en una cinta de 60 te entraban unos diez o quince "programas" (porque así los llamábamos, luego ya los llamábamos juegos cuando venían en su caja con sus ilustres portadas y coloridas instrucciones, pero aquello eran programas. Programa de "tenis", programa de "fútbol" programa...etc etc)

Diez o doce juegos cada dos o tres días. No estaba nada mal para esta primera alimentación del gomas!!.

Los juegos iban engordando y precisaban de casetes únicos y dedicados para cada juego. Y a veces por las dos caras, debido a que llegaron las famosas multicargas. De modo que el chorro de juegos que venían desde el trabajo de mi padre, cesaron. También cesaron los piques de forma gradual para mi spectrum, se hacía viejo, y aquellos piques fueron pasando de acumular cintas a acumular discos de 5 1/4 gracias a la llegada de los primeros 286 al trabajo. Era hora de cambiar de "camellos"

El rastro de Madrid. Deambulando por el mítico mercadillo dominguero madrileño te hacías con nuevo material. Con excelente material si sabías buscar bien. ¡Coño! hasta te fotocopiaban las caratulas de los videojuegos, en blanco y negro, eso si. Te dejaban un "libreto" confeccionado a todo color con los recortes de las revistas de la época y aquello era el catálogo de los sueños. Los precios, según la novedad, creo recordar que rondaban desde las 200 a las 1000 pelas. Y la cosa fue muy bien, para los piratas y para nosotros.



No me quiero perder por este camino, pero hay un dato interesante y curioso con esto de la piratería en el Rastro donde participan de la historia Paco Pastor y Centro Mail, pero no quiero desviarme ahora del tema. Si alguna vez tengo ocasión, os lo contaré por aquí.
Pues eso, segunda fuente de alimentación para nuestras horas de vicio, en el rastro. 

Pero aunque en el rastro, los juegos salían más baratos, lo cierto es que había que pagar. Aunque fuera poco, nos rascábamos el bolsillo. Y eso es peor que no gastarse nada, o gastarse lo mínimo, es decir, lo que costaba una cinta de casete. Una pequeña inversión en un cassette de doble pletina y ¡¡vualá!!, ya teníamos montada la pequeña industria de la piratería en casa. Antes de invertir en barcos pirata, me aseguré que "el negocio" funcionara. ¿Donde? pues en nuestro banco de pruebas "para todo" que teníamos en los 80: La casa del vecino.

Por lo tanto, la tercera fuente de ingresos jueguiles eran las copias que nos hacía el vecino. ¿Y de dónde sacaba el material para hacer sus copias? pues de otra copia pirata, muy loco todo. 
Con suerte, algún compañero de clase tenía el juego original y lo usábamos como Master (del universo) para fundirlo a copias. Con suerte, el vecino te grababa la primera copia del original y lograbas cargar dicha copia a la primera en tu Spectrum.

"Nuestras primeras colecciones. Foto tomada de Fase Bonus"

Pero en la mayoría de ocasiones, a saber los "pases" que tenía la cinta hasta llegar a tus manos, no cargaban ni "pa Dios". Te tocaba hacerte el MacGyver ahí con el destornillador y el jodido tornillo del cabezal del Cassette para hacerlo cargar, cuando quería cargar, porque lo cierto es que en un numero de ocasiones grando, aquello no cargaban. 
Esto con el tiempo se acrecentó, gastaba más en cintas TDK que si me lo hubiera comprado original. Aquello no era buen negocio. De modo que, tocaba agenciarse una buena doble pletina y llevar el "negocio" desde casa. Conseguía los originales y me los grababa todos de primer pase. Lo de "negocio" siempre para mi, que conste, nunca realicé copias para terceros y mucho menos cobrarlas. Si volviera atrás, sí que lo haría ;) (Es broma, no te me ofendas) 

Luego llegaron las compras de juegos originales. Buscando ofertas o comprando de salida, si tenía mucho hype (Hitler) por determinado título. Descubrí las bondades de ser original, se acabaron las malas cargas, los tiempos de grabación y los mil y un quebraderos, trabajo y pereza que daba el mundo pirata. Comprabas a precios racionales y cero problemas. 

Pero entre éste estado, el original y el pirata, para nutrir de juegos mi Spectrum, se dio un caso muy particular que estaba a caballo entre lo uno y lo otro. Yo estaba reciclándome, pasándome al lado de la luz comprando original, por tanto cuando vi esta revista en los quioscos, no tuve la más mínima duda de que aquellos juegos que ofrecían, eran totalmente originales. Nada más lejos de la realidad.

Load`N`Run 
La piratería se camufla con trajes de gala



A la hora de escribir este articulo sobre ésta revista me han asaltado dudas sobre si debía o no hacerlo. Estoy recordando con cariño y nostalgia un producto pirata y vengo a ofrecéroslo. Cuando la piratería pasa a formar parte del recuerdo y la historia de los videojuegos, (porque es historia, no se donde he leído que esto de llamar historia a los videojuegos no gusta, pues es lo que hay ¡joder!, que no se puede ni hablar) hay que tratarlo en forma de artículo para compartirlo con vosotros. Con Load N Run pasa lo mismo con los CD Mix posteriores que salieron para Pc, ¿los recordáis? Aquello era pirata, más pirata imposible, pero los recordamos con nostalgia, pues esto lo mismo.

En una época en la que ofendes por todo y se cuestiona hasta, en el supuesto, la mas perfecta de las acciones, uno tiene miedo ya de abrir la boca. De modo que voy a actuar como buen hijo criado en los 80, voy a hacer lo que me salga del badajo, total, diga lo que diga o haga lo que haga, la acción va a ser victima de esas gentes que toman la actitud del ofendido perenne. Por aquel entonces no sabia que esto era pirata y ahora no creo que hagamos mucho daño a la industria. De modo, que allá vamos.

¿Qué era Load N Run? 

Una revista de publicación mensual. El origen era de Italia, y a España llegó en enero de 1985. La encontrabas en los quioscos cada mes, puntual a su cita y por lo menos hasta donde yo recuerdo y hasta donde he comprobado, creo que estuvo "en antena" durante dos años, luego de un día para otro, desaparecieron del mapa, del estilo de esos que vas a currar y no encuentras allí ni la escoba, volaron con los dineros. 

Costaba 850 pesetas y con la revista venía una cinta con diez juegos para Spectrum*. En apariencia, de producción propia, es decir, que los creadores del invento producían aquellos videojuegos. A día de hoy sabemos hasta lo que comen los desarrolladores, conocemos empresas, autores y títulos de videojuegos mejor que la lista de los Reyes Godos, por aquel entonces no. Los juegos que venían en las cintas eran un recopilatorio de juegos originales que podías encontrar en el mercado, uno a uno y con sus correspondientes precios. Pero eso no los conocíamos nosotros, no nos sonaban, no lo sabíamos, creíamos que eran de ellos, producidos y desarrollados por ellos, por Load N Run.

*Diez juegos para Spectrum, porque esa era la que yo compraba, pero Load N Run tenía versiones para todos los ordenadores de la época, encontrabas su revista específica y sus juegos específicos para Amstrad, Commodore 64 y MSX. En estas primeras entregas nos centraremos en Spectrum. Pero todo se andará para el resto. 

Diez juegos en una cinta. En los primeros números de la revista, los juegos eran en BASIC, y eran un poco, a ver como lo digo para que me entendáis y no suene mal, eran así como un poco "mierders", muy divertidos algunos eso si, pero de factura técnica así como muy mierders en aspecto, como muy BASIC. Este hecho encima ayudaba aún más a nuestras conciencias a creernos que aquellos juegos eran de la propia Load N Run, era creíble, desde luego. ¡¡Pero norl!! Eran piratones.

Para rematar la faena y que la coartada resultara perfecta, los títulos de los juegos venían ligeramente cambiados de nombre, así pues un Pssst se llamaba Debug o todo un JetPac lo rebautizaron como Exporer o Explorador. Como estos, todos los demás en sus cintas. Más adelante quedarán todos documentados.  

Load N Run se limitaba a copiarlos, enlatarlos y venderlos con toda impunidad, pasándose por el badajo derechos de autor y licencias. Todo beneficio para ellos. Los Corleone llegaban a tu barrio. Mafia electrónica Italianini.

Revista (revista por decir algo, los primeros números eran cuatro hojas grapadas con una breve descripción de los juegos, las teclas de uso y a correr...¡ah!, y anuncios bizarros, que nunca falten los anuncios, ¡por Dios!) y cinta con juegos por 850 pesetas. Por muy mierderos que fueran los juegos (repito que algunos son tremendamente divertidos y pase eones de tiempo pegado al Spectrum con estas cintas) por 850 pelas, bien merecía hacerse con un puñado de juegos que llevarse al cassette. A medida que llegaban nuevos números de la revista, "sus" juegos fueron cada vez mejores y más elaborados, llegando incluso a encontrarte un, por ejemplo, Camelot Warrior en sus últimas publicaciones (en la versión Italiana de LnR). ¡¡Qué dolor!! 

Fue un rotundo éxito en los círculos de los jugadores. Por muy pirata que fuera, hicieron bien las cosas, le dieron un toque profesional y nos la tragamos doblada. La piratería se había vestido de etiqueta

Hasta tenían carta de presentación que paso a transcribir ahora. Los tenían cuadrados estos Italianos.
(nota del autor: la carta de presentación que os traigo corresponde a la versión italiana de la revista, allí fue aún más currada la cosa, de etiqueta no, ¡¡de Armani por lo menos!! Desconozco si en España los medios recibieron dicha carta de presentación. Si alguno de vosotros conoce este dato, que me lo haga saber en los comentarios)

¿Que decían en su carta de presentación? Pues más o menos: 

"En los últimos años, la tecnología de la información ha experimentado un proceso de desarrollo tan notable que involucra a personas y entornos muy diferentes y muy alejados de lo que es el círculo de profesionales.
Si hasta hace unos años las computadoras y los accesorios relacionados eran exclusivamente herramientas de trabajo, hoy ya no es así. computadoras, y más específicamente computadoras micro y personales. se están propagando un poco en todas partes y se usan para los más diferentes propósitos. En los últimos tres años, la expansión de esta máquina ha experimentado un auge real gracias al Sinclair a razón de uno por año. ha producido tres revolucionarios modelos de computadora de bajo costo.
Estos incluyen el más extendido en Italia y el ZX Spectrum al que está dedicada esta colección de programas. Es precisamente para cumplir con todos aquellos que compraron una de estas máquinas que consideramos apropiado (y 'también es necesario) proponer una colección mensual de programas que, así lo esperamos, se encontrará con el máximo favor de todos.
En los siguientes números, en puestos de periódicos al comienzo de cada mes. presentaremos programas para Spectrum pero también para otras máquinas con la esperanza de satisfacer a tantos entusiastas como sea posible. En este primer número proponemos siete juegos inéditos en lenguaje de máquina y cuatro programas de utilidad. Excepto por dos, los programas "se ejecutan" todo en Spectrum 16K"


Y hasta aquí, lo que hubiera sido un artículo dedicado a la revista Load N Run. ¡¡Pero esto es Orgullogamer!! la aventura debe continuar. 

¿Qué es lo que tramo? Toda esta chapa que habéis leído no serviría de nada si no viniera con un contenido, con un valor añadido que colme de "hamor" este artículo. Más que artículo, pretendo realizar un trabajo extra. Quiero mantener y conservar todo el material referente a esta publicación. De modo que vendrán más entregas de esta nueva "serie".
Mi intención es recopilar las revistas escaneadas en PDF y los juegos que venían con ellas. Os podréis descargar dichas revistas para vuestra custodia y archivo personal así como los videojuegos que la acompañaban, para que los probéis y disfrutéis en su correspondiente emulador. ¡Ah! y de propina las carátulas que traían las cintas con los juegos. Bastante completito va a quedar la cosa. A este macro artículo por partes lo he llamado "Proyecto Load N Run". Original, ¿Verdad?  

Una licencia que me voy a tomar, con vuestro permiso, para empezar con la recopilación . La primera publicación de Load N Run en España en enero de 1985, era el número cero. Supongo que sería una especie de "piloto". Pero no voy a empezar por este número. En la siguiente entrega os lo acercaré, pero quiero empezar por su siguiente publicación, el que corresponde al número 1. ¿Por qué razón? bueno, pues sencillamente porque fue la primera que me compré allá en el 85. Es la que tengo más "fresca" en el recuerdo, tanto revista como juegos. Aquella cinta la quemé en el Spectrum de las veces que la jugué y me ha parecido apropiado empezar el artículo, con la revista con la cual empecé. Vamos allá.

Load N Run. Número 1. Febrero de 1985.
¿Qué juegos traía este número?

Nombre del juego en la revista: LNR
Nombre verdadero del juego: Sintetizador de voz

"La voz Chenchual de tu Zx"


¡Oye la voz de tu Spectrum! se leía en la portada de la revista. Y eso es lo que es, ni más ni menos. Tu escribes y el Spectrum habla.

Ahora estamos acostumbrados en los videojuegos a buenos doblajes, pero venimos de una época donde reinaba el silencio en los videojuegos, a lo sumo, algunos pitidos. Luego esos pitidos se juntaban para simular "bandas sonoras", pasaba el tiempo y llegaron las voces y doblajes al ingles, doblajes horrendos que parecían sacados de películas porno de serie Z, luego conocimos ¡los primeros doblajes al español! Oh Dios mio!! esto marcha, primeros doblajes a mi idioma que que parecían doblajes de películas porno de serie z minúscula. Ahora nuestros oídos gozan del paraíso sonoro y musical, con bandas sonoras orquestadas y doblajes excelentes, algunos de ellos con reconocidos actores de doblaje españoles.

¿Pero antes? eso de oír voces digitalizadas en los videojuegos era de película de ciencia ficción.

Los minutos escasos que duraba la carga de este programa, bien empleados estaban para poder ¡¡oír la voz del Spectrum!!, ¡¡para vivir esa película de ciencia ficción!! ¡¡Que puta mierda más maravillosa era aquello!!

Una perdida de tiempo, pero que tenía algo que te hacía cargarlo y escuchar. Coño, si hasta mi padre se compró un accesorio, un altavoz oficial, para el Spectrum para oírlo mejor (y los demás videojuegos, gracias a Dios, no solo para este engendro),

Cargabas, tecleabas lo que se te ocurriera y el Zx emitía, como podía, en forma de voz tus letras. No tenía más misterio. Una voz que parecía de ultratumba. Como si el Spectrum hubiera cenado quicos con salmorejo y luego se hubiera ido toda la noche de farra poniéndose hasta el culo de Gin tonics. Esa voz que se te queda a la mañana siguiente, que es entre voz y rascamiento de garganta para echar el gorgojo, eso era "la voz de tu Spectrum"

Al principio ponías cosas interesantes para darle dignidad al momento: "Hola, me Llamo Arturo y me fumo un puro" , pero pasado un tiempo luego ibas a lo típico: "Tengo un pollón que me lo piso", "Ráscame los huevos con un rastrillo" o "Voy a empotrarte contra el colchón hasta coserte"... entre otras lindezas "prepubers"

Si Youtube hubiera existido por aquel entonces, este juego hubiera estado en tendencias...me temo...


Nombre del juego en la revista-cinta: Serpientes - Reptiles
Nombre verdadero del juego: Snake Pit


Una vuelta de tuerca al Snake de toda la vida. En la pantalla, montones de manzanas y varias serpientes enemigas. Tu misión: zamparte más manzanas (si, esos puntos verdes son manzanas, también pudieran ser cocos o cojones de cocodrilo, pero en la revista ponía que eran manzanas, de modo que eso, manzanas) que tus adversarias, evitar que tus enemigas te coman y si puedes, zamparte tú a tus enemigas, ¡pero ojo!, para tragarte una serpiente siempre se empieza por la cola...al menos aquí, de momento no he probado serpientes en mi dieta. 


Nombre del juego en la revista-cinta: Sky Náutico - Sky
Nombre verdadero del juego: Aquaplane

"60 fps y 16k...fuck Red dead!!

Ya he comentado que en los primeros números de la revista (y de Spectrum en general al principio), los juegos eran muy sencillitos, de modo que en los comentarios de los juegos no voy a extenderme mucho, porque no hay mucho que rascar. Lo sencillo no tiene porqué resultar aburrido y prueba de esto es este Sky Náutico. Manejas una lancha motora con un jambo detrás haciendo Sky acuático. Mientras disfrutas de tu afición de arriba a abajo, debes tener cuidado con los riscos y maderos (maderos de madera, de troncos, no de policía municipal) que te encontraras como obstáculos en tu travesía. "A quien maneja mi barca quieeeen, que a la deriva me llevaa quieeeeen"


Nombre del juego en la revista-cinta: El Castillo - Castillo
Nombre verdadero del juego: Siege

"La portada de carga es arte puro digna de Diego de Velazquez o de Sac"



No os podéis hacer una idea de las horas y horas que jugaba a esto. Con este juego creo que comprendí el significado de vicio por los videojuegos. Más sencillo imposible. Estás en lo alto del castillo y viene un asedio. Los hombres que intentar conquistar el castillo van escalando poco a poco. Poco a poco van llegando más, como una plaga zombi. 

Para acabar con ellos tienes a tu disposición material de alta tecnología: riscos como panes. Pedruscos para acertarles en el colodrillo y hacerlos caer al foso. Y encima con combos, si pillabas a uno con la piedra en la cabeza y este al caer pillaba a algún compañero, a tomar por culo los dos, o los tres o los que se terciaran por el camino. El juego acababa cuando algún enemigo lograba subir a lo alto del castillo. Y llegaban. Siempre llegaban. Una plaga de enemigos en pantalla digna de verse. Un juego de lo más sencillo, como veis, pero cuantas horas de diversión me dió.


Nombre del juego en la revista-cinta: Rocks
Nombre verdadero del juego: Thrusta



De nuevo una propuesta sencilla. Una única pantalla donde se desarrolla el juego, como tantos al estilo de los viejos arcades en los que las vueltas que le dabas al juego, eran su desafío. Sin scroles ni leches en vinagre, todo ahí. Los elementos: Tu nave y una roca. Los enemigos, esos inquietantes pulpos con la máscara de Jason de Halloween y esa especie de pajarracos de doble ala. ¡Ah!, y los huevos, que no se me olviden los huevos. Para acabar con los pulpos y los huevos debías empujar la roca y darles en la testa a unos o en el cascarón a los otros y para los pajarracos, nada como un buen láser del morro de tu nave. Simple, sencillo y viciante.

Nombre del juego en la revista-cinta: Invasores - Invader
Nombre verdadero del juego: Galakzions


"A nosotros no nos engañan, esto es un Space invaders maquillado como un templo. O el de "Las moscas" que es como lo conocíamos en mi barrio"

Lo de este juego es una curiosidad que se repetía mucho en la generación del Spectrum. Lo de las licencias y los derechos estaba un poco a la ligera, supongo que pasaba como lo que os he contado de nuestra "normalización" de aquella piratería. Un programador en la apacible estancia de su habitación o en su garaje los más británicos o yankis, tomaba inspiración de un conocido videojuego y lo versionaba para su microordenador sin más, por el simple placer o desafío de hacerlo. Salia a escena y todos contentos. Lo curioso del tema es que al aparecer en Load N Run, rizamos el rizo. Una revista toma "prestado" un juego que a su vez ha tomado "prestada" una licencia del arcade Space Invaders de Taito. Curioso ¿verdad? Y tanto, como que tengo en la recámara un artículo para tratar y reunir los juegos, sobre este particular caso. 


Nombre del juego en la revista-cinta: Tank Zone
Nombre verdadero del juego: 3D Combat Zone





"Ojo cuidao" que la cosa se pone potente. El Zx enseña musculito y no lo hace del todo mal. Todo un simulador de carros blindados en un entorno poligonal, madre de dios, potencia en 48k. El resto de la película lo ponías tu, incluso simulabas las voces de los soldados de a bordo. Riete tu de La batalla de las Ardenas. El Kepston Joystick echaba humo. Buenos ratos cazando carros nazis.


Nombre del juego en la revista-cinta: Exploradores - Explorer
Nombre verdadero del juego: JetPac



¡Que cojones es eso de Explorer! ¡JetPac de toda la vida, hombre! Durante años fui nombrando a esta pequeña joya con el nombre falso, una mancha en mi curriculum retroviejuno. Y la culpa la tuvo esta revista. Debo confesar con vergüenza, que conocí este videojuego gracias a esta revista. Y es un fastidio, porque este era el mejor título de los reunidos en este primer número. De haber sabido en su dia, que no se llamaba así, hubiera tenido alguna pista de sus desarrolladores para hacerme con más juegos de ellos, ya que eran una maravilla. Pero no, tuve que cargar con el San Benito de "Explorer" toda mi "puta bida" Sobre el Jet Pac ¿Qué decir?, pues aquí dijimos, pásate por este artículo de mi buen amigo Abuelo Cebolleta >> Jet Pac <<


Nombre del juego en la revista-cinta: Crash Car
Nombre verdadero del juego: Race Fun



Echarse unas partidas hasta estrellarse y una vez estrechado de vuelta a empezar. No había más complicación para pasar un buen rato. Puede que algunos no lo crean, pero este juego es uno de mis favoritos de Fórmula 1 de todos los tiempos. Me pasa un poco como el Match Day II, pero en el terreno de las carreras de coches. Vicio en su esencia. Creo que el circuito está construido en el campo de fútbol de Oliver y Benji, no acaba nunca. Sólo curvas de izquierda y derecha y siempre pendiente de esquivar a tus rivales, y ojo a la gasolina!!

Nombre del juego en la revista-cinta: Spectroids - Spec
Nombre verdadero del juego: Planetoids



De nuevo, un caso más de esos de rizar el rizo. El juego "original" no lo era tanto, de nuevo tenemos inspiración espacial, sólo que en vez de defendernos del ataque e invasión alienígena, toca despejar la zona de asteroides, supongo que para que pase algún destructor imperial, siempre lo he pensado así, si no dime tu que carajo hacemos en medio del espacio limpiando escombros. Spectrum tuvo su versión del Asteroids de Atari. Es curiosa esta versión llena de "color" respecto al original en blanco y negro y de perfecto y fluido movimiento, cuando precisamente siempre andaba escaso de paleta nuestro Spectrum. Una vuelta de tuerca paradójica al menos.


Nombre del juego en la revista-cinta: Billar - Carambola
Nombre verdadero del juego: Pool



Muchas horas cogiendo los tacos de este billar spectrumero he pasado. (Coño, me he recordado a Yoda). Un juego de billar. No hay más misterio, bueno si, el único misterio es saber donde han ido las bolas que faltan. A este juego si le saqué partido monetario. Buenos duros me gané con él. Recuerdo un verano en el pueblo con mi primo. Me llevé el Spectrum y así como mi primo y yo, éramos unos viciados de los videojuegos y de las recreativas de los bares de allí, también lo eran los demás niños con los que nos juntábamos. Decidimos montar nuestra propia "recreativa" en casa. Cada día colgábamos un cartel (folio con dibujo a lápiz de color de Alpino) en la puerta de la casa de la abuela, con el juego del día y sus precios. Si para el resto de juegos "arcade" que cargábamos en el Spectrum cobrábamos cinco duros y los pagaban, con el billar debíamos subir la apuesta tal y como también ocurría con los billares de verdad de los bares. 100 pesetas la partida. Y lo pagaban. Y nos "forramos" ese verano. Todo gracias a este juego.  

-----------------------

Fin de impresión. Estos son los 10+1 juego que venían incluidos en el Cassette del número 1 de Load N Run. Espero que os haya gustado este viaje por el recuerdo. Toca despedirse con la traca final. Os voy a dejar dos enlaces. Uno, con la revista escaneada y otro, con las roms de los juegos que venían incluidos. Para vuestra colección digital, para vuestro archivo personal. También voy a subir, con el fin de ser completista, la carátula de la cinta, por si queréis imprimirla y colocarla en su sitio. Quien sabe, quizás dentro puedas guardar un pen con todos los juegos y todas las revistas, no quedaría mal como envase retro viejuno. (No olvides de añadirle aroma retro)


Carátula



Y lo dicho. La intención es hacer de esto una serie para subir todas y cada una de las revistas de LnR que aparecieron en España. Las tengo todas en Pdf así como sus juegos, de modo que poco a poco os lo iré pasando. Y lo dicho, espero haberos hecho recordar aquellas épocas y aquellas revistas. Nos vemos en los bares. Salud y croquetas, orgullosos.


Mario Landfyer - Orgullogamer
Alborotador oficial del recuerdo
Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

13 comentarios:

  1. Pedazo de artículo, de quitarse el sombrero. En mi mente, si no me juega una mala pasada, creo recordar que por casa llegamos a tener algún número de esta revista para nuestro Spectrum de 48k, desconocía que también existía una versión para MSX.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias compañero ;)
      Yo creo que si me pongo a buscar por el altillo de la casa del pueblo, aparecen un buen puñado de ellas. A ver si me pongo, las hago unas fotitos y las subo.

      Eliminar
  2. Estupendo artículo. Recuerdo esa revista y todos esos juegos. A mí me pasó como a ti. Ni sabía lo que era la piratería. Yo lo único que sabía es que mi padre me llevaba al Rastro a comprar los juegos a principios de los 80, y ni idea de qué era la piratería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran otros tiempos y todo estaba en pañales y por llegar. Celebro que te guste el artículo. Gracias por tu comentario ;)
      Un saludo!!

      Eliminar
  3. no recuerdo que tuviesen derechos de autor esos programas
    todo eso de licencias fue posterior, con los pc
    de todas formas que nadie se engañe 850 pelas en los 80 era mucha pasta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo era, de ahí que casi todo lo que manejaba por aquel entonces fuera piratón. No comprabamos todos los meses la revista, pero alguna que otra, cayó.
      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Felicidades por el artículo. Nosotros tuvimos juegos de Load&Run del Commodore 64 que intercambiábamos en formato «turbo» por lo que en una cinta te cabían de 20 a 30 juegos(no llegamos nunca a comprar la revista. Al tiempo nos dimos cuenta que los juegos que ofrecían eran piratas, e incluso llegamos a cambiar los títulos pirata pos los títulos originales usando ensamblador. Qué tiempos aquellos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buena anécdota!! jeje. Gracias por comentar y me alegro que te gustara el artículo.
      Un saludo!!

      Eliminar
  5. Sobre tu intención de preservar todo ese material... no sé si conoces esta web en Speccy.org... http://loadnrun.speccy.org/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas. Si, la conozco, de hecho es donde estoy sacando la mayoría de material. Al finalizar la serie de artículos dedicados a la revista, pondré las fuentes de donde he sacado la info, naturalmente ;)
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo!!

      Eliminar
  6. Esta revista la compro un amigo mio para la versión AMSTRAD recuerdo que nos quedamos flipando cuando nos encontramos que uno de los juegos que venían en la revista era el "Alien 8" así por la cara. Recuerdo que también venían alguna recopilación de imágenes hechas por usuarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas!!
      En los siguientes números de la revista fue aumentando el catálogo pirata con juegos más recientes y a veces, como lo que nos comentas, te encontrabas con esas sorpresas jejeje.
      Gracias por comentar!!
      Un saludo!!

      Eliminar
  7. Gran artículo. Que disfrute recordar todo el embrollo de la época.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

Bits Party 2018

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos