Del ring al bit, Ring Rage (Arcade)





FICHA TÉCNICA:



Diseñadora: Taito
Editado por: Taito
Plataforma: Arcade
Año de lanzamiento: 1992
Género: Deporte
Modo de juego: 1 a 4 jugadores

VÍDEO:


ANÁLISIS:

Del ring al bit está de regreso tras un pequeño parón. Para está ocasión dejaremos a los luchadores de la famosa WWF/WWE (tarde o temprano Hulk Hogan, The Rock y demás volverán por aquí) para hablar de una recreativa totalmente ajena a cualquier tipo de federación de lucha libre. Estamos hablando de Ring Rage.


Pero vamos a situarnos históricamente, era el año 1992. Fue el año de las Olimpiadas, la Expo'92. Al cine llegaban películas como Drácula de Bram Stoker, Aladdin de Disney y un tal Quentin Tarantino debutaba como director con Reservoir Dogs. En televisión triunfaban Los Simpsons, Will Smith y los chavales flipaban con la lucha libre que se emitía en la pequeña pantalla. En cuanto a la música, el grunge empezaba a despuntar mientras que Guns N Roses llenaba los estadios. En el terreno de los videojuegos, Street Fighter 2 fue editado a Super Nintendo mientras que en los salones recreativos debutaba el brutal Mortal Kombat.


La japonesa Taito quería aprovechar la buena acogida del juego creado por Ed Boon y John Tobias. La idea era realizar un título donde tendríamos lucha libre, con el uso de captura de actores de carne y hueso. Además con un nivel de violencia superior a los habituales que solían verse dentro del género, donde podríamos usar cadenas, llaves inglesas o incluso botellas para golpear a nuestros rivales, sin que el árbitro se diera cuenta (o éste se hacía el despistado).



Por si fuera poco, dos años antes Atari, intentó con poco éxito el lanzamiento de un título donde ya se usaban estas ideas, el conocido Pit-Figther. Con lo que los creadores de Bubble Bobble o Elevator Action, sabían de antemano donde se metían.



Hablemos por fin de Ring Rage. Una vez que llegábamos al salón, introducíamos nuestra moneda de 25 pesetas (también conocida como los 5 duritos). Allí teníamos tres modos de juego: Torneo por parejas, Battle Royal (una especie de Royal Rumble) y Extra match, (otro modo de lucha por parejas al mejor de 3 combates).


Dependiendo del modo que eligiéramos podríamos contar con más o menos personajes entre su corta plantilla (sin duda uno de los grandes fallos del juego) nos encontramos con 8 personajes, entre los que tenemos a luchadores de wrestling, boxeadores, especialistas en artes marciales e incluso luchadores callejeros.  Cada uno con su estilo de pelea, uniforme y sobretodo, sus  movimientos especiales. Los personajes son Deckard, K. O. Joe, Killer The Shaddam, Spike, Knuckle, Yasha-The Ninja Warrior, Gunboat Rodie, y B. B. Scorpion (estos dos últimos no eran posible de seleccionar en el modo torneo ya que se tratan de los jefes finales).


A nivel técnico los gráficos no estaban mal, personajes bastante grandes, con ciertos zooms a mitad de los combates donde podemos ver a cámara lenta esos movimientos especiales. Lastima que la definición no sea todo lo buena que tendría que ser. En cuanto al tema de sonido, las pocas melodías que suenan son sencillas, los efectos de sonidos son un poco uno de cal y otra de arena, donde también se incluyen ciertas voces digitalizadas, del público o de los comentaristas. La jugabilidad es bastante efectiva, los movimientos especiales no son para nada complicados. A lo que añadimos esas entradas a los combates te sumergen de lleno, donde hay detalles muy llamativos como los acompañantes al ring, el publico entregado o esos cámaras que están a pie del mismo ring. Tampoco olvidar que podemos hacer trampas en el combate, como noquear al arbitro o usar ciertos objetos que nos lanzan al ring.


Con todos sus fallos y virtudes Ring Rage es un juego que para los aficionados a la lucha libre y la acción les gustará. Una lastima que no se hubieran trabajado el tema de los personajes, estaríamos hablando de un juego con mayor repercusión. 
Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Analisis/Reflexión de #BehindEveryGreatOne

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos