Renegade (Arcade)



FICHA TÉCNICA:

Desarrolladora: Technōs Japan
Distribuidora: Taito Corporation
Diseñador: Yoshihisa Kishimoto
Compositor: Kazuo Sawa
Plataformas: Sinclair ZX Spectrum, DOS, Amstrad CPC, Commodore 64, Commodore Amiga y Nintendo Entertainment System 
Año de lanzamiento: 1986 
Género: Beat 'em up 
Serie: Kunio-kun 
Modos de juego: Un jugador y multijugador

VÍDEO:




ANÁLISIS:

Los 80 era la época ideal para la figura del vigilante o justiciero en el cine. Un personaje como Harry el Sucio o los filmes protagonizados por Charles Bronson estaban muy de moda. Sus enemigos habituales eran los macarras o pandilleros de barrio. 


Pero si tenemos que hablar de la figura de estos últimos, teníamos como referentes los filmes de Walter Hill, Calles de fuego o The Warriors. Una de sus principales características era su estética muy marcada, que dejó huella en el mundo del videojuego. Sobretodo en los beat 'em up, donde los chicos de Tecnos crearon una de las joyas de la corona, Double Dragon. Un año antes la compañía nipona nos regalo otro juego de "yo contra el barrio" muy conocido, Renegade

El juego del que hablamos hoy en día, llegó a los recreativos de América y Europa de la mano de Taito. La curiosidad es que Renegade es una adaptación occidentalizada (tanto en el diseño de personajes como en las animaciones e historia) del arcade japonés Nekketsu Kōha Kunio-kun (熱血硬派くにおくん? en español sería "Kunio, el tipo duro de Nekketsu"), el primer título de una saga protagonizada por el personaje de Kunio-kun que llega hasta nuestros días.


Pero volvamos a nuestro "Renegado", la historia el protagonista es un joven llamado Mr. K, quien pelea contra diferentes pandillas callejeras para salvar a su novia ¿Muy original, eh? A diferencia de otros juegos similares como Street of rage o Final Fight, el campo de batalla es limitado a un par de pantallas (una estación de metro, un muelle, un callejón de mala muerte y un parking). Una vez eliminado al gran jefazo y rescatar a nuestra chica, volveremos a comenzar de nuevo pero con más dificultad (que por otro lado decir que es bastante elevada). 

Nosotros pelearemos con toda la banda de villanos de cada nivel ante la atenta mirada del jefe de la misma. En el momento en el que eliminamos a varios de ellos, el jefe entrará en acción. Si somos capaces de vencerlo, el resto de la banda huirán como los cobardes que son.



Hablamos de la parte técnica del juego. Los gráficos son muy sencillos, de unos sprites muy cuadrados y relativamente no muy pequeños. En el apartado de jugabilidad es algo tosca, como sus animaciones, pero nuestro personaje podrá moverse libremente por todo el escenario, además de tener la posibilidad de correr, saltar, dar patadas, agarrar a sus enemigos, apalizar en el suelo e incluso lanzarlos.  

En el apartado sonoro, tenemos unas melodías machaconas, sencillas pero pegadizas que nos mete en la acción. En cuanto a los sonidos no son muy variados, los puñetazos suenan a pedorretas y tenemos algunas voces digitalizadas.


En líneas generales, a pesar de su dificultad, lo tosco que es jugar, Renegade es un juego muy adictivo que además presentaba una forma diferente al típico "yo contra al barrio" con un encanto ochentero que lo hace casi único. 



CURIOSIDADES:

Por supuesto el juego dio el salto a las videoconsolas y ordenadores. Donde llama mucho la atención fueron las variaciones que se realizaron en la versión para la NES, donde se incluyeron nuevos escenarios y niveles donde se incluía una persecución en moto.

Ocean Software aprovecho el momento para editar dos secuelas no oficiales Target: Renegade y Renegade 3 para ZX Spectrum, Commodore 64 y Amstrad CPC.

Technos continuó las aventuras de Kunio, con diferentes secuelas fuera del beat em up con títulos que se publicaron en Estados Unidos como River City Ransom, Super Dodge Ball, y Nintendo World Cup.



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Analisis/Reflexión de #BehindEveryGreatOne

No te vayas, aún hay más

No te vayas, aún hay más
Visita nuestros mejores artículos