Relatos Solidarios: El Sueño de Luna

Nueva entrega para vuestra sección de Relatos Solidarios. El Sueño de Luna, el relato de nuestra compañera Isthar que viene puntual a su cita de los miércoles. 

Relatos solidarios. El sueño de luna
El sueño de Luna

¿Qué toca los miércoles por estas lindes? Exacto. Sección de Relatos Solidarios. Y hoy de nuevo contamos con la inestimable colaboración de una compañera de la casa, la señorita Isthar Vega. Antes de dejaros con su aventura, quiero hacer un llamamiento: Necesitamos más relatos. No hemos recibido más y por tanto, la promesa de cada miércoles puede verse afectada. Aún queremos recibir más relatos para que el futuro libro tenga cantidad, ya que calidad le va a sobrar por los cuatro costados, como se está demostrando. Enviadnos vuestros relatos a redaccionog@gmail.com y echar un vistazo a las bases (muy simples y directas) para participar en este enlace:

  El Sueño de Luna

Mi nombre es Luna, bueno, ahora lo es. No recuerdo mucho antes de…ya sabes.
Siempre he sido muy soñadora, imaginativa, despierta, vivaz…

Escribo historias, cuentos, leyendas, crónicas. No sé hacer otra cosa que no sea escribir. Todo lo que veo que pasa por mis ojos, lo plasmo en los cuadernos que ahora nos rodean.
Durante toda mi vida…Bueno, jeje. Esto es complicado. No sé como explicártelo niña…Así como otros pasan por muchas edades, infante, bebe, niño… yo Siempre he tenido este aspecto. Este aspecto de mujer de 30 años con ojos de señora de 80. Ojos que han visto demasiado.

No envejezco. No siento el tiempo ir ni venir en mi piel. Estoy en este estado perpetuo desde que tengo memoria.

En cambio si percibo el tiempo en otros, pero como un pestañeo, como en ti niña.
Al no sentir el tiempo, tampoco siento el cansancio. Puedo pasarme horas, días, semanas, sin alimentarme, solo escribiendo desde esta torre. Desde aquí se me pasa el tiempo muy rápido, sin cerrar los ojos para descansar.

Lo cierto es que es tengo miedo. Pánico... Miedo a quedarme dormida, y no despertar…
Una vez me quedé dormida. De eso hace mucho. El mundo era muy diferente entonces.
Las historias cuentan que tengo dos vidas y en mi otra vida sigo durmiendo. Jaja cuentos de abuelas a sus nietos. Yo lo que vi cuando cerré los ojos aquella vez, eran pesadillas…eso no podía ser mi segunda vida. Ni la de nadie…

Eran Horribles pesadillas que me obligan ahora a estar despierta. No me atrevo a volver allí.

Otra vida…A veces me da por pensar que sea cierto. Que aquello sea una vida que deje atrás…o mi alma se niega a volver aquel sitio. No lo sé niña…es estos tiempos nada es certero. Ni nada es falso. He visto demasiado para saber de que hablo. Tú también lo entenderás, llegado el momento.

Cuando las ancianas me recogieron en su claustro, Todo esto que ahora vemos, no era más que una pequeña aldea. Con un par de granjas, y una diminuta ermita para la oración de los ancestros.

Y yo la he visto crecer, desde aquí, desde mi torre. La he visto crecer, consumirse…La he visto arrasada por la peste negra, destrozada por las guerras entre habitantes. La vi desolada cuando la Gran Nube Negra nos tapó la luz dejándonos a oscuras durante eones…Pero mi torre y yo con ella, siempre hemos permanecido.

He visto muerte, he visto luz y oscuridad. He visto masacres y esperanza.

He visto niños sonrientes convertirse en grandes guerreros del Gran Dragón Blanco.

Pero ha llegado el momento, y ya no quiero ver más. He visto suficiente, he vivido suficiente desde aquel día de mi rescate… Aquel día oscuro. Mi primer recuerdo.
Aquel día que me rescataron de la colina. Ese día me trae recuerdos tristes.

El curandero me obligó a cerrar los ojos mientras me curaba. Recuerdo las agujas de acupuntura, el olor a aloe, y láudano…recuerdo el hipérico en mis heridas…y recuerdo dormir…dormir durante semanas. Y entonces soñé:

Heridas abiertas, sangre, gritos…olor a humo…olor almizclado a muerte. Recuerdo los gases, el cielo rojo teñido de sangre…recuerdo bestias voladoras arrojando líquido que al tocar el suelo se convertía en fuego. Un fuego que lo arrasaba todo a su paso….Recuerdo gigantes de metal que no les importaba destrozar el mundo a sus pies…

No, no quise volver allí. Regresar allí abría mis heridas, destrozaba mi corazón…me llevaba a una muerte segura… ¿Soy cobarde por elegir vivir? No lo sé niña, pero ha llegado el momento de dejar de ser Luna… ¿Cómo? Ahh cierto, no te he dicho porque me llamo Luna. Al no dormir, me quedo de vigía, noche tras noche, año tras año, siglo tras siglo…

Soy la que vigila, la que todo lo ve, tanto de día como de noche. Como la Luna.
Mi nombre real no lo conozco. Antes de de mi rescate de  la colina no recuerdo nada. Solo oscuridad. Quizás quienes fueron mis padres me pusieron otro nombre. Pero se borro con el paso del tiempo.

Lo que para mí es un parpadeo, para vosotros es una eternidad, y comienzo a estar cansada…muy cansada, agotada. Es hora de enfrentarme a las pesadillas.
Ahora serás tú quien cuente mi historia, la tuya, la de nuestro mundo. Tú llevaras mis pasos, tú serás la vigía durmiente…ohh niña, duerme, descansa. Descansa para escribir de día tus crónicas, tus relatos. Te he enseñado bien. Enfréntate a tus miedos, al mundo, sal ahí fuera, explora, descubre.

Yo debo dormir…me duelen los ojos. Tengo la vista cansada y los ojos irritados. Y aunque no lo parezca, mi mano esta resentida, me cuesta escribir y ya no puedo sostener esta pluma…

Jeje ¿Conoces la historia de esta pluma? ¿No? Fabuloso, Esta escrita en ese cuaderno de arriba del todo, el de tapas de color azul, y el lomo plateado. Cógelo, si lo alcanzas y lee mientras yo me tumbo en la cama.

Jamás he tenido cama, y hace un mes se la encargué al carpintero de la plaza…se reía tanto que de pocas le da un ataque, y eso que le llaman Simón el Serio.

En fin niña, ya he dado instrucciones de que jamás me despierten, pase lo que pase. Ocurra lo que ocurra..jamás he de despertar. Ya no es mi momento. Es el tuyo niña.
Y ahora, léeme la historia de cómo me encontré la pluma del dragón rojo…

                                Epilogo

Año 2127, la tierra ha sufrido un gran cambio desde que LA GRAN GUERRA, los bots se hicieron con todo, las batallas biológicas, dejaron sin seres vivos 3 cuartas partes de los continentes.

Pero algo ocurrió…Los bots, se alimentaban de energía solar. Y el cielo fue arrasado por la contaminación…3 largos años de oscuridad que sirvió a la raza humana a recuperarse y formar bastiones que se enfrentarían a los bots, destruyendo su fuente de alimentación.
Sin bots, era el momento de recuperarse, de limpiar la atmosfera. De construir un nuevo mundo…

Algunos de los supervivientes de las grandes guerras, esperaban a ser despiertos de sus tanques de criogenia ocultos bajo la superficie. Ocultos a la espera, de poder continuar con lo que empezaron.

Científicos, escritores, médicos... todos esperando enseñar sus conocimientos a las nuevas generaciones de New Earth.
Y ese día había llegado. Selene abría los ojos de su largo sueño. Un sueño sin soñar…Un sueño que ella había querido.
-Bienvenida Capitana Selene, su mundo está listo.

@IstharVegaLuna

Relato basado en >>Saga The Longest Journey<<
Share on Google Plus

About Mario Roda

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Sueños de un fan de Sonic: Aquel “15 de Agosto de 1997”.