El Ministerio del Tiempo: infravaloración española

El Ministerio del Tiempo ha finalizado su tercera y, no sabemos aún, si su última temporada, llevándose consigo el producto de mayor calidad visto en una serie española.

"Gran parte del reparto de El Ministerio del Tiempo"

 

El Ministerio del Tiempo es simple y llanamente lo mejor que ha dado la televisión española en cuanto a series. En un país donde triunfan los productos sencillos que simplemente entretengan al espectador, esta serie apostó por algo más complejo y serio, sin dejar de lado los momentos de humor.

Si hay que decir dos series que han triunfado en el panorama televisivo español, en lo que llamemos la época moderna, estas son La que se avecina (o la antigua Aquí no hay quien viva) y Los Serrano.  Dos series sencillas, de humor, con personajes más o menos cotidianos y a los que les suceden todo tipo de cosas que pueden ocurrirnos a cualquiera en el día a día. Ambas series, sobre todo La que se avecina (mucho más que Aquí no hay quien viva), fuero degenerando en tramas inverosímiles y mil vueltas de guion con el fin de crear situaciones absurdas que sigan manteniendo al espectador enganchado o, por lo menos, que se anime a ver la nueva locura que tienen preparada. Tanto es así que, en Los Serrano, la cosa se fue tanto de madre que se tuvieron que inventar aquel final que será recordado en toda la historia de nuestra televisión: todo era un sueño de Resines. Estas series, siendo las más conocidas con casi toda probabilidad, son el ejemplo perfecto de que con poco se puede hacer mucho, y es que la calidad de estas no eran lo mejor que podíamos esperar.

Otras series que tuvieron menos repercusión y quizás algo más de calidad, fueron Los Hombres de Paco y El Internado. Ambas series con momentos realmente buenos y tramas muy interesantes hasta que, a medida que se sucedían las temporadas, la cosa se iba también de madre y metían rollos satánicos o incluso a los Nazis, tratando en vano de recuperar el buen nivel inicial.

Pero si bien hay una serie que derrochaba calidad, supo mantener el nivel hasta prácticamente el final, y no tuvo los grandes datos de audiencia que las anteriores, esa es El Comisario. En este artículo no trataré dicha serie, pero sin duda está en el top 3 en cuanto a productos de calidad producidos en nuestro país. ¿Por qué he mencionado El Comisario, pues? Simple y llanamente porque el caso de El Ministerio del Tiempo es similar: una serie con muy buena calidad, que pierde en cuanto a triunfos frente a otras de menor calidad. Dos series que no se regían por las corrientes televisivas del momento y que pretendían ser únicas. Pero el espectador medio español solo busca humor en las series españolas, para dramas y ciencia ficción ya están las series americanas.

El Ministerio del Tiempo tiene una influencia clave: Doctor Who, la serie británica por excelencia producida por la televisión pública inglesa, la BBC. La influencia va mucho más allá del planteamiento inicial de poder viajar en el tiempo para mantener las cosas en su orden, pero no es momento de entrar en detalles. Doctor Who es un referente mundial en cuanto a series se trata: sus 37 temporadas juntando los dos tiempos en los que se ha desarrollado la serie, no son moco de pavo. Y he aquí lo que probablemente sea la diferencia más grande entre ambas series: una ha recibido todo el apoyo de la televisión pública de su país y otra no. No he visto entera Doctor Who, pero se nota que hace un esfuerzo en sus tramas por poner a Reino Unido y su historia de protagonista, algo que El Ministerio del Tiempo hacía directamente: cada capítulo era parte de España.

El Ministerio del Tiempo hacía una labor importante por contarnos la historia de España tal y como era, metiendo la historia dentro de una trama, si bien no muy compleja, interesante a todas luces. El Ministerio del Tiempo desarrollaba en cada capítulo un episodio de la historia de nuestro país, mientras que de fondo se iba desarrollando una trama que cubría varias etapas de la historia. La serie estaba increíblemente bien documentada y a cada capítulo añadía a la web una especie de glosario con todo lo necesario para entender la historia del tramo que representaban. Se preocupaban por ofrecernos una visión fiel a la época en su contexto, y se preocupaban por los detalles que no salen en los libros de historia a la hora de representar personajes históricos, los cuales siempre estaban interpretados a la perfección. Porque esa es otra, el reparto de la serie.

"Federico García Lorca, en uno de los mejores capítulos de la serie"
El reparto de la serie es tremendo, empezando con los protagonistas que han ido conformando la patrulla a través de sus tres temporadas: Rodolfo Sancho, Aura Garrido, Nacho Fresneda, Hugo Silva y Macarena García. Otros grandes actores que han estado en un plano principal, pero algo más secundario han sido: Cayetana Guillén Cuervo, Juan Gea y Jaime Blanch. Estos ocho personajes tenían unas características muy marcadas, cada uno de su época, lo que dotaba a la serie de situaciones muy cómicas y de una riqueza en la interacción entre personajes difícil de ver hoy en día. Quizás el caso menos brillante es el de Macarena García, que al ser la última en llegar no ha tenido un desarrollo muy bien llevado ni ha dado tiempo a esa interacción con los demás protagonistas. Por la serie han pasado grandísimos actores haciendo de personajes históricos.

"Aura Garrido, Rodolfo Sancho y Nacho Fresneda, caracterizando a sus personajes con el estilo propio de su época"

La trama de El Ministerio del Tiempo tiene un tono y un enfoque poco visto en la televisión española. El ritmo bien podría ser mejor, pero el formato de capítulos de más de una hora hace que el producto final sea peor que el de una serie de 40 minutos, como es el formato americano, y es que es necesario meter relleno y llevar un ritmo más pausado para que capítulos de una hora sean viables. Además, la serie hacían algo que no se ve mucho hoy un día y menos en la televisión pública del país: críticas a la situación política y social, así como a las grandes esferas del poder, como la presidencia del gobierno o la propia monarquía. Es una serie que a todas luces se sale de todo lo visto en la televisión española, prueba de ella es la cantidad de premios que ha recibido. Por no mencionar el plagio que sufrió por parte de una serie americana.

Entonces, ¿por qué hablas prácticamente en pasado cuando te refieres a El Ministerio del Tiempo? Porque el futuro de la serie peligra considerablemente. Que hayamos tenido tercera temporada ya parece un milagro. TVE ha tratado a la serie de manera pésima desde su comienzo prácticamente. Es de agradecer que se arriesgaran con una serie así, pero por lo visto lo cosechado no es del agrado de la cadena. Emisión de los capítulos tardía, cortes en mitad de temporada sin siquiera ser consultados con los guionistas, cambios del día de emisión de una semana para otra y un sinfín de malos tratos han propiciado que el último capítulo de la temporada tuviera ese aire metanarrativo con puyas constantes a la “mierda de serie” que suponía la propia El Ministerio del Tiempo.

"Hugo Silva se unió en la segunda temporada para suplir a Rodolfo, y Pacino terminó siendo un personaje fijo"

La serie es posible que no haya triunfado lo esperado, o que no compense económicamente a TVE, pero fuera de la burbuja televisiva, en las redes sociales es donde se encuentra de verdad gran parte de sus fans. Una base de seguidores de la serie siempre fiel, que ya fuera vía TV o vía internet, se preocupaban por dando bombo a la serie y hacer que se hablase de ella todos los días en los que se emitía el capítulo de turno.


Dos años y treinta y cuatro capítulos después de su estreno, El Ministerio del Tiempo parece decirnos adiós hasta nuevo aviso. Quizás el formato televisivo en España se empieza a quedar pequeño para series de tamaña calidad. Quizás es que el público español no valora las series si no tienen un título en inglés. Quizás esta serie en plataformas como Netflix o Movistar tendría una mejor cabida que la que ha tenido en TVE. Y es que esto es lo mejor que le podría pasar: mudarse de cadena, emigrar de la TV a Internet, donde de verdad está su legión de fans. El Ministerio del Tiempo no es una serie perfecta. No está exenta de fallos incluso argumentales, pero desde luego la mejor serie que ha dado el panorama televisivo español en los últimos diez años merece un trato mejor.


El único ministerio español que de verdad merece la pena, el del Tiempo, deja nuestras vidas hasta nuevo aviso. Esperemos que ese aviso llegue más pronto que tarde y más lejos que cerca de nuestras cadenas. Hasta pronto, ministéricos.




Share on Google Plus

About D. Viñambres

    Blogger Comment
    Facebook Comment

9 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo con las mejores series que has nombrado quizás te falte Farmacia de guardia del gran Antonio Mercero.
    El Ministerio del tiempo en su última temporada baja mucho la calidad y crea un embrollo temporal que ni Regreso al futuro. Aún así por supuesto que es una de las mejores series españolas de la historia y con muchísima ventaja sobre lo que ahora hacen llamar series tv.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerlo!

      Respecto a lo de Farmacia de Guardia, en el texto hablo de la época moderna.

      Por otro lado, no creo que baje mucho la calidad, pero sí que es verdad que se les va un poco la mano con las paradojas temporales...

      Eliminar
  2. Sin duda esta serie siempre me ha llamado mucho la atención, pero me temo que tengo demasiadas cosas ya en la lista con preferencia. Todo sea dicho, estoy seguro que tarde o temprano le echaré un vistazo.
    Por otro lado, creo que cuando mencionas las series españolas de mas éxito, te ha faltado mencionar la serie Águila Roja, la cual también tuvo buena acogida en su momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no sé por qué se me ha olvidado porque es de mis preferidas en cuanto a series españolas y, aunque no tanto como MdT, tampoco sufrió muy buenos tratos por parte de TVE.

      Eliminar
  3. Desde luego fue una serie de gran calidad, tanto en su primera como en su segunda temporada, pero en la tercera...
    Yo, que me consideraba ministérica, tenía que hacer un esfuerzo por verla, las tramas no terminaban de engancharme y no me gustaban los personajes elegidos. El final me ha dejado con muy mal sabor de boca.

    También es cierto que yo soy de la teoría de que las series que se extienden más de dos temporadas, empiezan a enredarse y se alejan demasiado de la idea original, los actores se van, hay que cumplir datos de share... Y en este caso, me temo que la culpa la ha tenido la propia TVE, con tanto cambio y tanto maltrato, entiendo perfectamente que los actores no hayan cerrado otras puertas (nunca mejor dicho jeje) y hayan desarrollado otros proyectos.

    Yo no veo muchas series y no me engancho a casi ninguna, ni españolas ni extranjeras, así que no tengo mucho para comparar, por eso me da aun más pena que el recuerdo que me quede de esta serie sea esta aburrida tercera temporada y ese final con tanta puya y tan poco contenido.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la 3T no es tan buena como las otras, pero también porque pierde el factor sorpresa y tienen que buscar otras vías, que si no dan con la tecla pues...

      Pero vamos, para mí la mayor culpa la tiene TVE y el trato que ha dado a la serie. Una pena.

      Eliminar
  4. A mi me encanta EMT. ¿Bajón en esta tercera temporada? Puede se, pero cuál no, por ejemplo Fringe... Por otro lado, no estaría mal que cayera en manos de Movistar, Netflix o HBO.

    ResponderEliminar

  5. Respuesta a todos aquellos "ministéricos"que opinan que cualquier Temporada pasada fue mejor, menos la tercera....
    Primero, Si leis alguna de las tropecientas entrevistas que se le han hecho a Javier Olivares os quedará claro que la ídea original de la Serie se trataba de que los protagonistas fuesen cambiando en cada misión y que los únicos imprescindibles son los que controlan la sede ministérica: Salvador, Ernesto e Irene Larra. Nada de repetir capítulo tras capítulo siempre la misma patrulla.
    Otra afirmación que el jefe repitió hasta la saciedad es que el trabajo descomunal que tuvieron que hacer a la hora de escribir los guiones en la segunda y tercera temporada fue enorme, para tener que cambiarlo todo por la perdida repentina de actores, entre otros contratiempos. También siempre ha dicho que si en un futuro hipotético se llevase a cabo la cuarta temporada.... la historia en sí cambiaría pero que muy mucho, ya que no se puede dar vueltas todo el rato sobre los mismos temas por mucho que nos gustasen en su momento... digase (y esta es mi apreciación personal): La historia Julian y su mujer, la trama Julian y Amelia, o la dificil adaptación de Alonso al Siglo XXI.. No se puede contar siempre lo mismo ni de los mismos por mucho que nos gusten. Conclusión, en el Ministerio del Tiempo, como en la vida Real hay que Evolucionar, por mucho que nos cueste.
    Dedicado a todos aquellos telespectadores que con una facilidad pasmosa tachan la tercera temporada de "floja"...

    ResponderEliminar
  6. Muy de acuerdo con squiatulina.
    En lo personal dejé de ver la tercera temporada casi desde el principio. Las misiones me resultaban insulsas, ¿que hay peligro sobre que Alfred Hitchcock no presente su película en España? Perdón pero eso no me parece ni relevante ni que ponga en peligro nada, y así otras tantas.
    Vi el capitulo final... y me pareció otra bobada (lo pillé a la mitad)
    Por cierto, ¿qué hay de aquella imagen el el primer capitulo donde todos están a punto de ser absorbidos por un tipo de agujero negro?, ¿pasó algo de verdad o fue una "aquí no pasa ná"?

    ResponderEliminar

Entrada destacada

Sueños de un fan de Sonic: Aquel “15 de Agosto de 1997”.