Streets of Rage

Streets of rage de Sega para Megadrive. El inicio de una saga que concluiría en excelente trilogía. Un frenetico arcade que no te dejará ni un segundo de respiro. 


"Los de Super Nes tenían Final Fight, 
nos comia el culo, nosotros teníamos Streets of Rage"

Traje de camuflaje en ristre, rifle de plasma al hombro, calor infernal y de nuevo a la jungla…No es por joder, pero al verano le queda un si es no es para terminar, y muy posiblemente esta sección de "retro caza" de los viernes. El verano es una época óptima para dedicar nuestro tiempo al noble vicio de los videojuegos. Al menos durante una etapa de tu vida. Tienes más tiempo para casi todo y las tardes al lado de tu consola suelen ser de jornadas más extensas. Al menos durante una etapa de tu vida, como decía, ya que cuando empiezas a currar, el verano sólo sabes que existe por el puto calor que hace y poco más...aprovechando cada fin de semana como si fueran porciones de aquellas maratonianas vacaciones que disfrutabas en tu época de estudiante. 

Fue en verano cuando Streets of Rage y yo nos conocimos. Comprado en un extinto Simago de una vieja Talavera de la Reina. Por delante teníamos todo el verano para recorrer las calles de la rabia a base de tardes de calor y hostias en vinagre. Si hay un juego al que personalmente lo otorgo la capacidad  de encerrar en él, toda la esencia de la primera época de videojuegos de Megadrive, es sin duda el Streets of rage. Un cartucho que encierra muchas esencias...la visión decadente de un futuro vista desde los "modernos" 90 pero de alguna forma influenciado por la estética de los 80. Una carambola de décadas que hacen de este paseo por las peligrosas calles norteamericanas, perfectamente ambientado con esa perfecta música electrónica, una experiencia irrepetible dentro del contexto de aquel lejano verano del 91.

Hoy quiero volver a destapar esa caja de recuerdos. Hoy vuelvo a aquellos años.  Su esencia lo embriaga todo…

"Lo primero que hacías en el juego. Querías dar una hostia
 pero llamabas a los refuerzos."

Streets of Rage. El inicio de una de las mejores sagas de Megadrive. Puro arcade, puro yo contra el barrio, puro juego de hostias, puro habano. Algún día me accercaré a sus fronteras para hablar sobre esta saga de videojuegos, pero no será pronto. Hoy quiero traeros el juego. No para que lo descubráis por primera vez, si es que estáis en ese remoto caso...si no para que volváis, como voy a hacerlo yo, a ese verano que sólo es tuyo, a tu verano particular, a que recuperes por un momento viejos recuerdos que tienes guardados y que se acaban de activar, de hacer presentes, al momento de leer Streets of Rage .

Hasta que pueda meterme de lleno con el artículo que dedicaré a la trilogía de la 16 bits de Sega, quiero dejaros con un excelente artículo publicado por los amigos y compañeros de Un pasado mejor y escrito por el ilustre F3rry, por si os habéis quedado con ganas de recordar más: 


Y ahora si. Paso a dejaros y acercaros el juego, una vez más, gracias a la inestimable labor de la buena gente de Clásicos Básicos







Mario Landflyer Orgullogamer
El noble arte de la hostia a tiempo.
Share on Google Plus

About Mario Roda

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. ¡Que recuerdos! Las vacaciones de verano eras geniales con las consolas de 8 y 16 bits. En mi caso varios amiguetes pasábamos las tardes de las vacaciones jugando y el street of rage era uno de los juegos a los que más tiempo dedicamos, junto al sonic, en lo que respecta a las consolas de sega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juegazos si señor. Aquellos veranos eran maravillosos. Todo el tiempo del mundo para hacer de todo y por supuesto darle al vicio sano con la megadrive. Gracias por su comentario compañero. Un saludo.

      Eliminar

Entrada destacada

Resident Evil VII , una aventura que tenéis que experimentar .