Los Cazafantasmas parte III

Vamos con la tercera entrega de la serie de artículos dedicados a Los Cazafantasmas. Para esta penúltima parte de la serie, he reservado las curiosidades de las películas. 


"Los Cazafantasmas...nosotros sí le vamos a creer"


Aquí estoy de nuevo. Me enfrento casi al término de esta serie de artículos dedicados a las películas y videojuegos sobre los Cazafantasmas. Antes de entrar en materia, a lo mejor te estas preguntando si voy a hablar aquí sobre la tercera parte de la película o con esa especie de relanzamiento de la saga. Pues no. No voy a hablar sobre esa película. Y no lo haré por una sencillísima razón: No la he visto. Por tanto, no puedo opinar de algo que no he experimentado en mis carnes morenas. No sería justo. 

Y más a raíz de la polémica que se levantó en torno a esta última película donde el núcleo de las quejas rancias fue que cambiaron de protagonistas y concretando más…el cambio de género de los protagonistas, pasando de Doctores a Doctoras. No voy a entrar al trapo. No voy a hablar de la película y posiblemente no lo haga nunca ya que no entra en mis planes ver esta nueva revisión de los Cazafantasmas. A mi edad, hay que elegir sabiamente…como la última prueba en Indiana Jones, no puedo perder el tiempo en algo que no me llama la atención en absoluto. Y no porque sean mujeres las protagonistas (digo esto por la polémica citada anteriormente) …eso me da igual…digamos que cualquier elección para encarnar a los protagonistas no sería de mi agrado…digamos que no son “mis” Cazafantasmas, y nunca lo serán, ya que Egon…deasfortunadamente no se encuentra entre nosotros. Tampoco tienes que convencerme de nada si a ti te a gustado. Si te ha gustado, pues me alegro mucho, pero como dije antes…prefiero ver otras películas que tengo pendientes antes que ver este intento fallido por recuperar la licencia.



Es curioso esto último que acabo de exponer. Una de las razones por las que no voy a ver esta tercera entrega es que “mis” cazafantasmas originales, no aparecen en esta cinta…Esto es irónico….

En muchas ocasiones, esos personajes que se nos graban a fuego y que los creemos insustituibles…resulta que no fueron en un principio considerados como primera opción, no fueron pensados como los actores “origilanes” para encarnar esos papeles, no se pensó en ellos como los primeros en aparecer en la película. Hay muchos ejemplos en la historia del cine, y los Cazafantasmas, no fueron una excepción. Cambios de personajes que escriben diferentes caminos en el destino de nuestra particular historia “sagrada” del cine. Cambios en principio insignificantes, pero que hacen que esa particular razón de creer que ciertos personajes sólo los pueden interpretar ciertos actores, se llene por completo de ironía. 

No podemos concebir Los Cazafantasmas fuera de las fronteras de los actores que los interpretaron. ¿Pero qué pasa si hago referencia aquí y ahora de los cambios en los personajes que sufrió la película antes de que se pusieran manos a la obra con la producción? La atribución que inconscientemente hacemos sobre “personaje-actor” es en realidad, una carambola del destino. No te aferres tan rápido o radicalmente al sagrado recuerdo de algo que a veces, no estaba planeado. (Y con esto contradigo lo que dije al principio sobre “mis” cazafantasmas, pero así es mi mente…como un culo inquieto) 

Peter Venkman, Ray Stantz Egon Spengler Winston Zeddemore. Esta es la cuadrilla que todos conocemos. De estos cuatro, solo dos de ellos estaban en el guion original: Egon y Ray, interpretados por los a su vez guionistas Harold Ramis y Dan Aykroyd respectivamente….bien…sigamos…

Primera en la frente. Peter Venkman, mi cazafantasmas preferido, no estaba dentro de los planes en un principio. ¡Mi idolatrado Bill Murray no iba a aparecer en la película!! Veis a lo que me refiero…como cambia el cuento. ¿¿Qué película hubiera resultado sin Venkman-Murray?? 

El papel que finalmente tuvo Bill Murray en la película fue a consecuencia de una “sustitución” de última hora debido a una tragedia. No hay peor tragedia que la muerte. Y la muerte, en este caso, se llevó consigo a John Belushi antes de iniciar el rodaje (Compañero y muy amigo de Dan Aykroyd, anteriormente ambos trabajaron en la banda y películas de los Blues Brothers, ahí es nada).

La elección en Bill Murray no fue inmediata. Antes de que otorgaran el papel de Peter Venkman a Murray, los productores querían intentarlo con Michael Keaton y Chevy Chase..pero ambos rechazaron el papel. Finalmente…se optó por Murray y este…evidentemente aceptó el papel. Y ahí lo tenéis. Mi Cazafantasmas favorito resulta que participó en la película casi de pura coña. Veis lo ridículo de consagrar a un actor a un papel determinado… pero así somos, y más aún cuando pasa el tiempo…y más aún si esa película, juego, libro etc…ha marcado tu vida. Sigamos con las carambolas de los actores.

Un papel que también tuvo una ligera modificación fue la del personaje Winston Zeddemore. El cuarto Cazafantasmas, ese que estar está, pero como si no estuviera. Se recortó y modificó su participación en la historia debido a que Eddie Murphy también tuvo que rechazar su participación ya que le interesaba más hacer Super Detective en Hollywood que andar cazando fantasmas. De nuevo los caminos del destino.

La última carambola de cambio de actor de última hora que he logrado reunir hasta el momento es la de John Candy. Un habitual en el cine de los 80. Un actor muy carismático que le hubiera dado un punto especial, tal y como acostumbraba hacer a Candy, a la historia de los Cazafantasmas. Pero no pudo ser. No participó en la película. A cambio, Rick Moranis nos regaló su fantástico y simpático personaje Louis Tul, el maestro de las llaves. Un patoso contable que abre las puertas, junto con Dana Barrett, la guardiana de la puerta, al todo poderoso Gozer, la máxima entidad del mal a la que nuestros héroes, han de enfrentarse. 

Y más o menos esos fueron los cambios en cuanto a actores y personajes en la cinta. Cambios que implican cambios de guion y de diseño de personajes. 
¿De diseño de personajes? Si queridos lectores. Hubo un personaje muy conocido que sufrió un cambio en su diseño, o mejor dicho en su personalidad. 

¿Recordáis cuando el fantasma verde ataca a Venkman en el Hotel y Murray pronuncia aquella frase, frase que pertenece ya por méritos propios, como una de las más recordadas del cine de los 80, “Me ha moqueado”? (La gracia estaba en que Murray utilizaba un juego de palabras para hacer el chiste. En el boxeo, cuando un púgil deja KO a su contrincante se dice que lo ha “noqueado” knock-out) 

¿Cómo olvidar la escena verdad? Bien, pues el fantasma que lo moqueó (conocido desde ese momento como “Moquete) cambió un poco su personalidad respecto al guion original. Se le atribuyeron ciertas características que antes no tenía: Comer y beber como si no hubiera un dios y un carácter de mil demonios. Estas tres habilidades, la de comer, beber y esos cambios de humor, aunque en el fondo se tratara de alguien tierno cual peluche, eran tres de las cualidades más destacadas de John Belushi. Su amigo y compañero Dan Aykroyd quiso de esta forma homenajear a su amigo recientemente fallecido. De algún modo quería tener un recuerdo de él en esta película y dotó al fantasma con su personalidad. ¿Es posible que Moquete noqueara a Venkman como respuesta por “robar” su papel protagonista?...



Baile de actores. Los que fueron pensados no fueron los que participaron. Aun con esas, una vez se cerró la producción, los actores participantes en la película se grabaron en el recuerdo. No cabía imaginar que fueran otros los que los interpretaran esos papeles asignados…para el espectador, todo lo de atrás casi no cuenta…solo para contarlo como anécdota. 

Actores…y guion. También sufrió cambios. Cambios muy importantes. Pero esta vez no era debido a los caprichos de la muerte o a las decisiones o compromisos de los actores. Como en tantas ocasiones en la historia del cine, el presupuesto puede hacer variar el rumbo del argumento. Poderoso caballero es don dinero…y cuando el presupuesto se desborda en la predicción de gasto, se hace necesario un ajuste en el guion. La falta de dinero agudiza el ingenio. La falta de presupuesto para efectos especiales, hace sacar el talento del director.

En un principio, la historia o el argumento de Los Cazafantasmas, tampoco era lo que vimos finalmente en las pantallas. La idea original que Harold Ramis y Dan Aykroyd tenían en mente contarnos era una especie de grupos o equipos formados por Cazafantasmas actuando en diferentes tiempos, espacios y épocas. Viajes en el tiempo y centenares de criaturas fantasmagóricas que derrotar…una especie de “Marines” temporales especializados en cazar entes paranormales. Y lo iban a titular "Ghost Smashers"



Pero claro…todo ese despliegue de medios costaba un ojo de la cara y parte del otro. No era viable…no podría resultar rentable el gasto que suponía realizar algo así. Los productores salían despavoridos. Eran necesario cambios para reducir costes. Y así se hizo. Y no estoy diciendo que al final resultara una película barata. Los efectos especiales de esta película en su época eran realmente cojonudos. 

Por poner un ejemplo. ¡El muñequito de los Marshmallow costó 20.000 pavos! Si ya a día de hoy me parece un pastón, imaginad en su época. De modo que de barato nada…nada de cutreríos. Se gastó a conciencia pero no como se quería en un principio. La película costó 30.000.000 de dólares y recaudó 291.632.124 pavazos. (datos de Wikipedia) Ateniéndonos a los valores de un productor al que sólo le interesa la pasta, podemos decir que los Cazafantasmas fue un rotundo éxito sin duda.

Algo más barato costó el coche que usan nuestros doctores para llegar a sus destinos. Costó menos comprarlo realmente que lo que le costó a Ray en la “ficción” que si mal no me acuerdo (corríjanme si me equivoco) desembolsó 6000 dólares por ese pedazo de chatarra…Chatarra que como bien apuntaba Ray más o menos “Lucirá muy bien cuando arreglemos la chapa, le demos una mano de pintura y arreglemos un poco el motor

Y así fue. La vieja y destartalada ambulancia “Cadillac de 1959” modelo Miller-Meteor, una vez pasado por chapa y pintura se convirtió en todo un icono del cine de los 80. El Ecto-1. Del mismo modo que se le tiene un especial cariño al Batmovil, a Kitt, al DeLorean o al Aston Martin de James Bond, el Ecto-1 es de esos carros en los que no te importaría dar una vuelta “vasilona” por tu ciudad.

Uno de esos coches de cine al que coges cariño. Y no sólo los espectadores cinéfilos, al parecer también le cogieron cariño los propios actores de la película. El Ecto-1, después de participar también en Los Cazafantasmas 2, el pobre quedó para el arrastre…hecho unos zorros debido a las inclemencias que un rodaje aplica. Prácticamente para lo único que servía ya, era para alimentar el desguace. Pero los actores decidieron restaurarlo y conservarlo en el museo de los propios estudios y posteriormente subastado por 45.000 $...ahí es nada.

Hemos hablado de los cambios que tuvo la película en cuanto a guion y personajes y siguiendo con la línea de cambios y curiosidades, antes de que se me olvide, quiero señalar algunas curiosidades referentes a las localizaciones del rodaje. Si bien la historia transcurre en la ciudad de Nueva York, lo cierto es que los interiores, como por ejemplo el cuartel general de los Cazafantasmas, se rodaron en Los Ángeles. Los exteriores si se rodaron en Nueva York, o más concretamente en localizaciones de Manhattan como la Universidad de Columbia (aunque curiosamente el interior no pertenecía a la misma) o el icónico edificio donde todo ocurrirá, el edificio 55 situado en Central Park West…cambios…ficción…la magia del Cine.

Si jugamos con la ficción y la realidad, aquello que los entendidos llaman cruzar la cuarta pared…bueno no creo que lo que os voy a contar ahora pueda considerarse cruzar la cuarta pared, pero sí que es una interacción…es cruzar el umbral de la ficción para participar en la realidad de todos. ¿Cómo se llama eso en el cine? Un detalle que suele gustarme mucho cuando los creadores lo llevan a cabo. Os cuento. 

Si estás leyendo estas entradas sobre los cazadores de fenómenos paranormales es porque casi te sabes las películas de memoria…eso lo doy por sentado. Bien…entonces recordaras una escena en la que los Cazafantasmas se anuncian por televisión. En dicho anuncio, los doctores proporcionan un teléfono de contacto para contratar sus servicios. En el metraje definitivo estrenado en cine, el teléfono empezaba por 555, prefijo estándar usado en todas las películas americanas para no tener problemas con posibles teléfonos reales. Pues bien. En el tráiler promocional, ese teléfono era totalmente real. Los curiosos podían llamar y al otro lado del teléfono contestaban los verdaderos cazafantasmas. Los actores grabaron una serie de respuestas automáticas para contestar a las miles de llamadas que se produjeron. Estas pijadas, he de confesar que me encantan y refuerzan aún más mi relación con esta película y este tipo de cine.


Una pregunta que os hago ahora ¿Qué tiene que ver La Jungla de Cristal con Los Cazafantasmas?

Hemos hablado de los cuatro protagonistas, del muñequito de los Marshmallow, del Ecto 1, de Moquete, del maestro de las llaves y la guardiana de la puerta, de Gozer el Gozeriano…pero faltaba…el tocapelotas sin pelotas

El irritante, pedante, cuñado, pesado y hostiable Walter Peck (muy bien interpretado por William Atherton) el inspector de la Agencia de protección medioambiental. Gracias a su facilidad para tocar las pelotas, Gozer se refuerza y se beneficia de las actuaciones de este particular inspector. Debido a su tocapelotismo, consigue la orden judicial para hacer explotar el negocio de los Cazafantasmas. 

Respondiendo a la pregunta del encabezado, William interpretó casi al mismo personaje en la Jungla de Cristal dando vida al hostiable periodista Richard Thornburg.

Siguiendo con La Jungla de Cristal…La segunda entidad Oscura en aparecer en las aventuras de nuestros héroes, el singular Vigo, el azote de los Cárpatos, la tristeza de Moldavia, también aparece en la cinta de John McClane, esta vez como esbirro de Hans Gruber. Si en Los Cazafantasmas 2, Vigo era un dios poderoso, en la jungla muerde el polvo a manos de John cuando le mete cuarto kilo de C4 por el ojete. 

Como apunte señalar que, aunque Wilhelm von Homburg interpretó a Vigo…su voz en la versión original era la de Max von Sydow

"Aquí traigo los misiles...y mi ojete está listo"



Siguiendo con las preguntas…ahora toca una sencilla para mostrar otra curiosidad. ¿Qué tiene que ver Nintendo con los Cazafantasmas? 

A parte de las versiones en cartucho para la NES correspondientes a las dos adaptaciones de la película natural y evidentemente.




Si recordáis la escena de Los Cazafantasmas 2, cuando nuestros Héroes se introducen en las faldas de la estatua de la libertad y la rocían con mocos del buen rollo para hacerla vivir al son de la música del buen rollo para que de esta forma tan peculiar pudieran trasladar a la dama francesa a las puertas del museo donde Vigo está haciendo de las suyas, era preciso un “volante” o algún artilugio de control para encaminar en el recto sendero al armatoste en cuestión. Pues bien. El método de control usado no es otro que el archiconocido Nes Advantage o para los amigos, el control Stick arcade de Nintendo. 


¿Qué tiene que ver Kinect con los Cazafantasmas?

¿Alguien en la sala se acuerda de Kinect? Tampoco estaba tan mal el cacharro. Hay algunos juegos o aplicaciones que son interesantes, pero hoy no he venido a hablar de los dulces o amargos del cacharro de Microsoft. De entre todas las curiosas aplicaciones que salieron para Kinect, la que toca en una entrada de Los Cazafantasmas ¿qué va a ser? 


Pues eso mismo…una curiosa aplicación en la que se nos presentaba a Vigo en su cuadro a toda pantalla en el TV del salón de tu casa (o donde se tercie) y gracias a las cámaras de Kinect, que pueden seguir tu deambular por la casa, transmitía la información de tu posición a los ojos de Vigo creando un efecto muy parecido al de la película. El resultado es que Vigo te miraba y movía sus ojos al compás de tus movimientos por la habitación. Lo se…una gilipollez como un piano de grande, pero tenía que estar en este especial.

Bill Murray se sale con la suya 

Aquí me bailan un poco las fechas. Zombieland se estrenó en 2009. En la cinta participa Bill Murray que hace de Bill Murray. Los protagonistas llegan a su casa y empiezan a recordar viejas batallitas…entre las que se encuentra su participación en Los Cazafantasmas naturalmente. Los protagonistas y Murray están pasando un buen rato recordando escenas de la película. Incluso con el traje y la mochila de protones. Murray está completamente maquillado como un zombi para despistar a sus vecinos infectados. Está tan bien logrado el maquillaje, que cuando llega un tercero y se une a la fiesta…SPOILER: Cree que Murray es un auténtico zombi y le pega un tiro que lo deja seco : FIN DE SPOILER 


¿A dónde voy a parar?. Me bailan las fechas como digo…2009 Zombieland…Y durante esos años se habló mucho de una nueva entrega de Los Cazafantasmas 3. Se habló mucho más cuando el equipo original se reunió de nuevo para doblar el videojuego de Los Cazafantasmas de Xbox 360 y PS3…estuvimos a punto de ver de nuevo a los cuatro en acción en una tercera entrega. Se habló mucho de los cambios del guion…y se habló de que Bill Murray sólo aceptaría salir en Los Cazafantasmas 3 si su personaje moría a los 5 minutos de iniciar la película. ¿Era quizás un pequeño resquemor al no ser contado como primera opción para interpretar a Venkman? El caso es que con Zombieland…Murray se sale con la suya. Sale 5 minutos y SPOILER: muere en un "escenario" con adornos de cazafantasmas…FIN SPOILER


Hasta aquí llegamos y cerramos el bloque de lo que podemos considerar curiosidades sobre las películas de los Cazafantasmas. Ahora toca abordar el segundo bloque: Cosas de los Cazafantasmas con las que podemos jugar; entre otras cosas que se me vayan ocurriendo o se me hayan escapado de este bloque. Mis notas para hacer este especial comienzan a ser un caos. Si conoces alguna curiosidad más para completar a las mostradas, te invito a dejarlo en los comentarios. Mis gracias por adelantado.

Ayer lancé una encuesta en Twitter. Es mucho el material que tengo para esta tercera parte y a medida que he ido redactando, he visto que la cosa se extendía bastante. Por eso pregunté al público que preferían, si una tercera parte muy extensa o dejar el segundo bloque para una cuarta entrega de mi serie dedicada a los Cazafantasmas.



En mis encuestas en Twitter siempre gana La Jungla de Cristal. Pero eliminando esa opción ganadora, el resultado de la encuesta dió por bueno un nuevo capítulo. Por lo tanto, habrá una 4 entrega de Los Cazafantasmas y esta vez si espero que sea la última de esta serie.

De modo que hasta pronto, damas y caballeros.

EDIT: Continua la serie con 
Los Cazafantasmas Parte IV (FINAL)

No dejen de leer la primera y segunda parte de esta serie:
Los Cazafantasmas
Los Cazafantasmas parte II


Mario Landfyer - Orgullogamer
La tristeza de Moldavia...

"Vigo el alegre"
Share on Google Plus

About Mario Roda

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

De la pantalla a la mesa