La leyenda de Minor

La leyenda de Minor es el título del nuevo relato llegado a la redacción. Relato escrito por Lucas Pellicer López que os ofrecemos como cada miércoles en la sección Relatos Solidarios. Gracias por vuestra participación.



La leyenda de Minor
Por Lucas Pellicer López

Cuenta la leyenda que hace miles de años, en las tierras de Términa, existía un demonio de pelaje blanco, con forma de dragón, piel grisácea y cuernos dorados. Era el demonio de Minor. Minor envenenaba las aguas del Pantano del Sur, hacía desaparecer la primavera del Pueblo de la Montaña, provocaba aguas turbias y corrientes marinas en la Gran Bahía y robaba la vida y hacía aparecer espíritus en el Cañón de Ikana, aparte de provocar conflictos en la Ciudad del Tiempo. Las gentes de Términa mandaban a sus mejores guerreros de todas razas: humanos, dekus, zoras, goron e incluso espíritus de sabios guerreros ya fallecidos. De nada sirvió, pues el demonio mató a todos y cada uno de los luchadores.

Sin embargo, un día, llegó un guerrero solitario y de aspecto sombrío. Era alto y pálido, no tenía pupilas ni iris, llevaba marcas rojas, azules y negras en la cara, vestía de forma humilde con unos tejidos color cian, pero portaba una armadura de plata y oro, también una doble espada enorme y una ocarina de diamante. En la Ciudad del Tiempo le informaron sobre Minor y el templo de la torre del Tiempo donde se encontraba. Se hacía de noche y la luna era más grande y brillante que nunca, de hecho, parecía tener cara. Una cara tétrica y espeluznante. Sin inmutarse de sus ojos perversos clavados en él, el guerrero se dirigió a una cabaña donde le dieron posada. Al día siguiente, después de un buen vaso de leche “Reserva Londini” , se dirigió a la torre del Tiempo.

 La puerta de la torre se abrió y el luchador subió unas escaleras de madera desiguales. Cuando llegó a la cima, se encontró al demonio. No hablaba, pero el chico le oía en su mente:
 
-Soy Minor, el mal en persona. Nadie ha podido
detenerme, y tú, paliducho y con aspecto de enfermo, no eres excepción…
Minor se alzó y soltó un rugido irritante, que desmayó al héroe. A las cinco menos cuarto, más o menos, se encontraba, ya despierto, en un mundo alterno donde sólo escuchaba al demonio burlándose de él y desafiándole:

-¡Te lo advertí! Grrrrrrrrrrr…¡No eres nadie!
Pero Minor se equivocó; raudo, nuestro héroe sacó su espada y disparó un rayo mágico hacia el cielo. La luz venció a la oscuridad y todo se iluminó. Un raro destello brillante envolvió al guerrero, y sin saber por qué, fue teletransportado de nuevo hasta el templo.

En su mente oyó al monstruo diciéndole que era su turno. Estaba amaneciendo, faltaban tres días para el carnaval (la fiesta más importante de Términa) y debía salvar el mundo. Sacó su ocarina y tocó la antigua “Canción de Curación” : sol # fa # y re...La repitió durante tres días y tres noches y, por fin, en el amanecer del día de carnaval, Minor cayó muerto. La piel de su cuerpo se convirtió en una especie de roca morada, roja, amarilla, verde y marrón.

El héroe clavó su espada en el pecho de la bestia y la sacó llena de sangre caliente. Con su arma, talló en la roca una máscara...la Máscara de Minor. Volvió a la ciudad y todos los problemas desaparecieron. La gente le llamó la Demoníaca Deidad, y le consideraron su mayor héroe. Él les pidió que sellaran la máscara, pues contenía los malignos poderes de un demonio. Y así lo hicieron.


Vivieron felices muchos años, hasta que un vendedor de máscaras la robó. Viajó el hombre hasta llegar a un bosque donde se paró a descansar. Era el Bosque Abandonado y ahí vivía un duendecillo llamado Bone Boy. Le gustó la máscara y se la colocó. Cuando quiso darse cuenta, el vendedor le estaba persiguiendo. Sin saber cómo, Bone Boy empezó a volar y llegó hasta la torre del Tiempo. Los tres días previos al carnaval arrasó Términa al igual que Minor, pero esta vez, esa luna chocaría contra la tierra, el día final. Sería su venganza contra la Demoníaca Deidad, pero un héroe kokiri, Lank, lo impidió. Desde entonces, los tres días previos al carnaval, Bone Boy poseído por la máscara de Minor, se encontrará en la torre del tiempo y traerán desgracias a Términa hasta el fin de los tiempos. 


Este relato está inspirado en Spoiler: The Legend of Zelda: Majora's Mask :Spoiler.
Share on Google Plus

About Mario Roda

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Profanation 2: Escape from Abu Simbel