The Rise of the Synth, el documental sobre el synthwave que debes ver.

Luces de neón, sintetizadores destrozando tus oídos, carreteras infinitas... ¿No os recuerda a algo? Sí, El coche fantástico, esa Ocean Drive de Miami Beach en los ochenta de Scarface o por qué no también y más reciente Stranger Things. Todo forma parte o se ve influido de esos maravillosos años de los que muchos reniegan, los 80.


Cierto es que, para muchos, los 80 apestan, pero como en El Perfume, el hedor es la base de un aroma embriagador. Quizá la mezcla de todo en los ochenta tiraba para atrás, pero en realidad fue una suma de creatividad sin igual en todos los aspectos de la vida cotidiana. Puede que esa música fuera molona, lo que pasa es que lo mezclaban con esas melenas encrespadas y claro no había quien se lo tragase después. Lo que está claro es que los ochenta influenciaron en muchos aspectos: diseño, moda, música, cine y la irrupción de los videojuegos y su banda sonora a 8 bits (los suertudos), que destrozaba cerebros cuando todas las máquinas arcade sonaban a la vez en ese salón de recreativas de vuestro vecindario.

synthwave orgullogamer

Esa música revivió con fuerza sobre todo a partir del 2008 con multitud de artistas de todo el mundo que recuperaron ese sonido synth pero con la tecnología actual. Se creó una corriente el Synthwave o Retrowave y artistas, la mayoría anónimos o bajo pseudónimos, empezaron a  colgar su música en Bandcamp o YouTube. Entre ellos podemos incluir a Night Crawler de Lleida, casi desconocido en España pero que arrasa en la red con sus discos. http://nightcrawlermusic.com/

El punto más "mainstream" lo puso quizás, la cinta Drive (2011) protagonizada por Ryan Gosling que sin parar de conducir nos llenó los oídos de esa música tan ochentera.
La gente enloqueció y no solo por la cara bonita del señor Gosling. Todo el mundo escuchaba esa banda sonora, notable, pero a la que me atrevo a dejar en segundo plano en favor de las remezclas de esta, que salieron rápidamente procedentes de artistas como Robotaki o Breakbot, que la elevaron al título de musicón, en mi humilde opinión.

Aunque hay que reconocer que esto es un temazo del artista Kavinsky:



¿Se queda solo en la música este movimiento del Synthwave? Ni hablar.

Fijaros en las portadas o dibujos que acompañan los temas musicales, hay toda un línea de diseño gráfico muy clara. Fondos negros con colores violetas y morados. Los neones de los ochenta que llenaron las calles de esas atestadas ciudades americanas. Se sigue utilizando en muchos sitios como por ejemplo en el grafismo de Stranger Things, la serie de Netflix que arrasó este verano.

stranger things netflix orgullogamer


Pero es que también la gente se ha animado a crear cortos brutales como el ya mítico en la red, Kung Fury. Donde aparecen influencias de toda esa cultura serie B de los ochenta.


Y por supuesto videojuegos... Y no hay que ir muy lejos para encontrar esta influencia que también afecta al ocio digital. Los cracks de Beautifun Games afincados en Sabadell sacaron el abril pasado el juego Megamagic: Wizards of the Neon Age, donde vemos que los neones se han apoderado del diseño gráfico y la música alucinante típica de los ochenta suena a cascoporro. Por cierto  la podéis gozar en Spotify, solo hace falta que busquéis: "megamagic". Un juego más que recomendable junto con su ya mítico Nihilumbra.





Bien, llegados aquí, si estáis enloquecidos por todos estos inputs y ansiáis saber más sobre este movimiento del Synthwave, no hay nada mejor que esperar al documental The Rise of the Synth que explicará todo esto muchísimo mejor que yo. Está en proceso de crowdfunding así que lo mejor es hacer una donación para que podáis gozar de este documental que pinta imprescindible.




La campaña termina el domingo así que si queréis el docu cuando salga, no hay más que darle al "donate" en la pagina web oficial.

Os dejo el link para la donación: https://www.indiegogo.com/projects/the-rise-of-the-synths--2#/

Si no lo hacéis el Synth Raider vendrá a por vosotros después de recorrer miles de millas con su DeLorean para tiraros de las orejas, todo a ritmo de sintetizadores atizadores de tímpanos (decidlo rápido si podéis).

by uribart @Orivader en twitter.

Share on Google Plus

About uribart

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

El último guardés de Takanome