Owlboy y los juegos para todos los públicos

Hace cosa de un par de semanas o así, en una charla con un amigo, recuerdo que acabamos hablando de Overwatch. Tras un rato de discusión, el me comentó que con Overwatch se lo pasaba genial. Que le había echado un montón de horas y seguía disfrutándolo  a base de bien. Días después, en algún cajón de comentarios perdido por ahí, leí a un usuario que escribió que jugaba con su hijo al susodicho juego. Que lo había descubierto hace poco, y que le parecía un buen juego para disfrutar con su hijo. Me sorprendió bastante; raro es leer algo así en nuestros días.

Por otro lado, hace no mucho me di un paseo por algunos canales de jugadores del LOL para ver opiniones acerca del nuevo personaje que van a meter en el juego (pero eso es otro asunto). Uno de ellos es el del señor CoolLifeGame. Grata sorpresa fue la mía al ver algunos de los vídeos en los que aparece jugando con sus padres; si, sus padres, no es broma.

Y a raíz de ello, recordé un tema del que tenía pensado hablar hace bastante tiempo y que quedó en el tintero (creo que así es la expresión) , y es sobre el enfoque de la industria de los videojuegos en cuanto a público.

Y es que parece que hoy en día el mundo de los videojuegos de mas alto nivel ha olvidado la idea de crear títulos para todos, o al menos, para casi todos. En mi opinión, necesitamos mas juegos como Owlboy.
Un segundo, no he mencionado Owlboy aún. Bueno, el caso es que este juego me servirá para explicarme...




Este no ha sido un año muy sobrecargado en lo que a títulos se refiere. Mas allá de eso, basta con echar un vistazo a los grandes lanzamientos del año para percatarse de algo. Battlefield 1, Call of Duty: IW, Overwatch, Dark Souls 3, el reciente Final Fantasy XV, Uncharted 4; de todos los lanzamientos triple A del año, ¿a cuantos de ellos jugaríais con vuestros hijos? 
Puede parecer una pregunta estúpida, pero al menos a mi, sin tener hijos eso si, me da la sensación de que la gran industria piensa solo en el público adulto de cara a sus nuevos títulos. Cierto es que tenemos el caso particular de Nintendo, que siempre ofrece alternativas para toda la familia, pero se trata de eso, un caso particular.

Solo dentro del mundillo indie parece que se pueden encontrar obras pensadas para ser disfrutadas tanto por los mas pequeños como por los mas aguerridos veteranos de los videojuegos. Y me parece una verdadera lástima.
En la actualidad, mas que nunca, es cuando sería interesante contar con videojuegos que permitieran a padres e hijos jugar en familia, ya que cada vez mas los videojuegos están mas presentes incluso a edades tempranas. 

Y sin embargo, cuando hoy pienso en niños y en videojuegos, no puedo evitar ver en mi cabeza la imagen de un grupo de niños de 10 años jugando al nuevo Call of Duty.
Se da la extraña paradoja de que en muchas ocasiones, juegos que si se procuran enfocar para los mas pequeños acaban siendo jugados masivamente por adultos y viceversa; juegos calificados para adultos que son jugados en grandes masas por niños. Que cosas ¿verdad?

Me alegré mucho cuando lanzaron el reboot de la saga Ratchet & Clanck. Sin duda es un buen ejemplo de un juego que cualquiera puede disfrutar, y con buenos valores de producción. Fué como una tenue luz en la industria AAA que recordaba sus tiempos pasados. Unos tiempos en los que los grandes lanzamientos entusiasmaban a pequeños y mayores por igual. 

Ya mencioné antes un caso de un juego que había conseguido en un caso particular unir a padre e hijo a la hora de jugar. Me cuesta pensar en otros juegos que puedan llegar a lograr el mismo hito. La última vez que llegué a tener esas sensación de estar frente a un videojuego para todos los públicos fue cuando disfruté por primera vez del Ni No Kuni; la ira de la bruja blanca en mi vieja PS3.
Mucho tiempo ha pasado desde entonces, allá por el 2013. Hasta que hace escasamente una semana me topé de imprevisto con un juego que llevaba tiempo dando de que hablar.

Si, en efecto, Habló de Owlboy, nada menos.



Debo mencionar que mi primera partida a este juego la hice en directo. Animo al lector a que se pase por el canal oficial de esta web para verlo. (OH DIOS, PUBLICIDAD SUBLIMINAL)

Pero yendo a lo importante, este juego ha logrado transmitirme esa sensación. Sin duda, se trata de un título que mas allá de los gustos, no entiende de edades. Es un videojuego pensado para echarse un buen rato pasándoselo bien. Y como dicen algunos, no tiene nada de especial. Mas allá de su aspecto visual (precioso, por cierto), su banda sonora, etc, no posee ninguna historia especialmente interesante. Sus personajes, agradables pero sin ningún carisma imperecedero. Su jugabilidad, sencilla y fácil. A priori no tendría nada que lo hiciera especial, pero hay es donde creo que está la clave.

Desde hace tiempo, el avance de la industria nos ha hecho replantearnos que son los videojuegos, y que pueden llegar a ser. Yo sin ir mas lejos, he hablado mucho sobre como deberíamos esforzarnos por hacer que los videojuegos nos den algo mas que entretenimiento, PERO PUEDE QUE ESE SEA NUESTRO GRAVE ERROR.

En nuestro afán por hacer que cada título se sienta especial, que intente por muchos medios ser algo mas, hemos dejado de lado la parte mas sencilla de los mismos. Y ojo, soy el primero que he defendido que debemos buscar eso; llegar a hacer de los videojuegos algo mas. Pero al mismo tiempo, no debemos pensar que los videojuegos que no pretenden ir mas allá de lo esencial no tienen razón de ser, porque pueden ofrecer mucho y porque tienen potencial de llegar a mucha gente de todas las edades.




A día de hoy, la industria AAA no parece muy por la labor de apostar por cosas mas sencillas. Es en los indies donde podemos encontrar propuestas que ofrecen lo que Owlboy me ha ofrecido a mi. Un juego con el que relajarme un rato y pasármelo bien. Un juego que no me plantea retos difíciles, ni historias profundas, ni intenta hacerme pensar en temas confusos. Es solo un juego bonito que es capaz de sacarme unas sonrisas tontas y hacerme perder el tiempo sin preocupaciones.

Hubo una época en que esto era mas común. La época de Mario, de Crash Bandicoot, de Spyro. Juegos mas sencillos que todos disfrutaban. Hoy en día los referentes de la industria pretenden ser realistas, inmersivos, cuando no competitivos.

Las cosas han cambiado mucho desde aquella época; los videojuegos han avanzado también. Pero sin caer en la nostalgia, creo que deberíamos apostar por crear mas obras para todo el público. En pocas palabras, la industria al margen de Nintendo debería pensar en ofrecer obras de alto nivel enfocadas para todos los públicos.

Ya que en la industria triple A parece que se han olvidado de los niños...

¿ES QUE NADIE PIENSA EN LOS NIÑOS?   ;(





----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------  
Puedes seguirme en twitter: 

También tengo un canal de youtube, donde subo cosas, y eso (hace meses que nada xd): 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Share on Google Plus

About Arcangel Gabriel

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

The Dig