[Análisis] Pokémon Sol y Luna

Nombre: Pokémon Sun & Pokémon Moon. Plataforma: 3DS Género: J-RPG Desarrolla: Game Freak Distribuye: Nintendo Jugadores: 1 (Consola) 4 (Local & Online)  
¡Alola, nuevo vecino!
Ya son años y años derrochando horas en los juegos de Game Freak. Años de cambios, años de nuevos pokémons en cada edición y años explorando regiones cada vez más diferentes y dispares. Cierto es que GF funciona como una montaña rusa en este aspecto, dando entregas que quedaron para el recuerdo y otras que pasaron sin hacer demasiado ruido, sin embargo, el punto de inflexión que ha supuesto el salto gráfico a partir de X/Y pudo dar lugar al germen de Sun/Moon, la que es quizás la entrega más equilibrada y satisfactoria hasta la fecha.

Hasta 80 pokemons nuevos se darán cita en esta entrega 
con viejas criaturas conocidas.

Nos vamos de viaje a Alola, una región tropical formada por un archipiélago de 4 islas donde veremos un fuerte contraste en su cultura frente a lo que veníamos estudiando en la saga. Aquí ya no existen los gimnasios, no hay carriles de bici, no tenemos MO y ni tan siquiera tendremos el puesto de campeón asegurado aún tras salir vencedor en la liga.

Sun y Moon nos traen a un ensueño artístico si hablamos con propiedad. Cada personaje, bichito, atuendo, edificio goza de un diseño la mar de original y siempre derrochando la personalidad que Takao Unno suele impregnar en sus obras. En lo gráfico vemos un salto cualitativo frente a X&Y y ORAS, pasamos a degustar modelos más estilizados con una clara tendencia más realista, las proporciones son, por primera vez en la saga, coherentes y la variedad de animaciones que hay es una jodida genialidad para tratarse de un cartucho de Pokémon. Porque no solo hablo de como son capaces los personajes de mostrar sus sentimientos con las expresiones, si no de como GF impulsa hacia arriba todo el juego con las posturas Z atiborrándole de carisma a niveles megatómicos.
Tampoco falla en físicas y en generación de efectos, solo hay que ver lo vistoso que resulta destruir una roca con un Tauros o como se desliza el pelo de Lyla con el viento, tanta genialosidad está en consonancia con el resto del apartado, aunque no podemos olvidar que sí peca un poquito en el tema de los filtros, donde el antialiasing es nulo a razón de aligerar la carga gráfica, muy comprometida cuando saltamos a combates de 2 contra 2 en pantalla.  


Rotom-Dex, la nueva pokédex con mapas 3D, cámara de fotos 
y cantidad de funciones chulas.

Alola es una nueva región con todas las de la ley y no solo lo cumple en lo visual, si no también en lo jugable con las pokémonturas, con secciones de puzzles sencillitos y más directos que en otras entregas y las pruebas insulares. Cada isla contará con un Kahuna, el líder comarcal a nivel pokemil y sus capitanes, los cuales irán proponiendo pruebas al protagonista para ir mejorando en su camino al trono de Alola. Dichas pruebas son variadas, incluyen tareas de pesca, los clásicos combates entrenador vs entrenador, búsqueda de tesoros, enfrentamientos contra pokémons dominantes (más grandes en tamaño y stats que uno corriente) y hasta un minijuego de acertijos visuales.
Como dije, desaparecen las MO's a favor de las Pokémonturas, una suerte de bichitos que nos servirán de transporte con ciertas habilidades que nos servirán para abrirnos paso según que zonas. Por ejemplo, tenemos un Tauros que puede ir a toda mecha para reventar rocas que bloqueen un camino, un Charizard que nos sirve de taxi aéreo, un Machamp que empuja paredes y hasta un Sharkpedo que emula una moto acuática. Estas pokémonturas no se agotan nunca y siempre podremos convocarlas mediante la tecla Y, que desplegará la lista de bichitos para que escojamos el que más nos guste montar en ese momento.

Otra novedad en este campo son los cristales Z. Son pequeños rombos cristalinos que, equipados como un objeto corriente, añaden al pokémon un super ataque final que aumenta considerablemente el daño acompañado de una animación llena de fuegos artificiales al mas puro estilo invocación de Final Fantasy. Cada cristal corresponde a un determinado tipo, por ejemplo, si queremos equipar un cristal de tipo eléctrico tendremos que tener antes un ataque eléctrico aprendido con el bicho elegido, en el combate, al pulsar sobre el icono de ataque z sustituirá los ataques de tipo eléctrico por el especial y el daño variará en función de la fuerza del ataque inicial.
Tanto poder tiene como contraparte el estar restringido su uso a uno por combate, concatenando así con el aspecto estratégico del juego.


En battle royale podremos luchar contra jugadores, amigos 
o la máquina. Eso sí, el reto no es moco de pavo.

Tampoco podemos olvidarnos de las formas de Alola, pokémons de la 1º generación que cambian de físico y de tipo en esta edición y que pueden complementarse con los originales dando lugar a equipos que a primera vista parecerán homogéneos pero que en su fuero combativo supondrán una diferencia notable.

Y en cuanto a la historia, tenemos una de las ediciones mejor narradas hasta la fecha. Su trama en sí peca de ser un tornado de clichés y falsa originalidad pero que se ve suavizada por el mimo de las escenas, donde cada emoción, reacción y plano de cámara están expresados de forma milimétrica para que nos sentamos atraídos por sus personajes. Le echo en falta profundidad a muchos de los personajes secundarios que nos encontraremos, se presentan con personalidades llamativas y originales pero que no acaban de sentirse completos dado la forma en al que se centra el juego en darle protagonismo a nuestro main character. Esto es un mal ya conocido de siempre en la saga, pero que en esta entrega salta más a la vista por el contraste con la narración cuidada que cité antes.
Tenía pensado centrarme más en la historia, pero la verdad, vale la pena que la saboreéis de cero vosotros, ya os echaréis las risas con el Team Skull y su registro vulgar hablando y os engatusaréis con los misterios de la fundación Aeter, no hay más que pueda decir.

Pasamos al sonido y aquí es donde me bajo los pantalones. Matsuda es un dios de la batuta en el mundillo jugón y aquí lo deja más que claro. Temazos de todos los calibres y colores, para el niño y la niña, para el metalero y el pastillero, para el clásico y el popero. La palabra para definir su OST es la variedad y joder que bueno es cada tema aún por separado del conjunto. En lo personal, me quedo con las composiciones de la fundación Aeter porque captan con total éxito el misterio que rodea a toda su atmósfera.
Otra cosa del aspecto sonoro, los sonidos de los pokémon. Sigo criticando el duro contraste entre los pokémons de las primeras generaciones, los cuales parecen que graznan bites mal compilados, con los últimos donde tienen un balado mucho más trabajado y realista. Siempre espero que GF corrija esta descompensación pero se ve que el sentimiento nostálgico es más pesado en estos pequeños detalles.
 

Las pistas del Team Skull juguetean 
con el Wave-Rap.

Luego así para terminar, os hablaré de los mini-modos (así he decidido llamarles yo) y el postgame, algo muy importante en esta saga. 

Respecto a lo primero, si os acordáis de X&Y teníamos un cajoncito en nuestro menú táctil que nos permitía interactuar con nuestros pokémons para darles mimos y alimentarlos. Dicho cajón se denominaba Pokerecreo y lo volvemos a tener aquí con una filosofía diferente. Ahora lo conoceremos como Pokerelax y servirá para seguir dando mimos a los bichos con tal de que así nos quieran más y tengamos cuantiosas ventajas en combate ¿Lo nuevo? que ahora podremos acceder a el tras cada batalla con un solo click para dar los mimos pertinentes, ya no hay pokelitos si no pokehabas y que se añade (con gran acierto) un kit de cuidados que nos permite peinar, secar, limpiar y tratar estados anormales de los animalitos. Cunde mucho porque aparte de darnos amistad extra para el medidor de corazones, nos permite curar el estado del pokémon.

Otros modos que tenemos son la festiplaza, que es una suerte de encuentro online con otros jugadores donde podremos interactuar con ellos, hacer minijuegos para ganar pasta, upgradear sus edificios para acceder a más contenidos y lo clásico: cambiar pokémons y combatir. No me ha parecido nada del otro mundo y el tema de los minijuegos acaban cansando rapidamente por la simpleza de su propuesta, aún así se agrade que sea más ágil que el sistema GTL de X&Y. El otro mini-modo que queda es el Pokéresort, unas miniaturas de islas donde desarrollar diferentes actividades con los pokémons que tengamos en nuestras cajas. Podemos conseguir pokehabas de una raíz mágica, mandar a los bichos a por tesoros en una mina, ponerlos a plantar ballas, relajarlos en fuentes termales o entrenarlos en un campo de pruebas militar. Su funcionamiento es como los juegos de móvil, una vez al día podemos recoger los frutos de cada actividad y da un toque fresquito para desconectar del juego principal que se agradece una barbaridad. 

Por último ya que sí, el postgame. En esta edición tendremos una extensión de la historia, que obviamente pasaré de largo because spoilers, se desbloqueará una parte de la última isla para explorar y tendremos los homólogos de la Mansión Batalla de X&Y, el árbol de batalla y el battle royale. En el primero subiremos pisos en rachas de victorias y el segundo nos batiremos en combates de 4 todos vs todos, en ambos desbloquearemos puntos que nos permitan canjear objetos y megapiedras para el competitivo. Su dificultad es monstruosamente alta en comparación con el desarrollo inicial, la que ya de por sí supone un reto elevado si nos paramos a pensar en las últimas ediciones donde la dificultad era vergonzosamente fácil.


Ultra-Entes ¿Pokémons? ¿Una nueve especie de vida? 
Lo que puedo deciros es que la trama está muy ligada a ellos.


Pokémon Sun y Moon supone la maduración de GF en el terreno del 3D. Han sabido sacar potencial, no solo en lo gráfico, si no en toda la formula compleja de Pokémon para traernos un producto fresco, muy mimado y repleto de contenidos que trascenderán los cientos de horas aun tras acabar las 30-40 horas que dura la trama yendo a paso rápido. Si no te ha gustado ORAS o X&Y te diré que puedes respirar tranquilo porque esta edición apenas tiene que ver con ellas y te sabrá a vino añejo de buena cosecha. Mientras Nintendo y Game Freak sigan por esta senda, Pokémon permanecerá como una saga inmortal derrochando calidad y originalidad a partes iguales.


- Lo Mejor:

1. Artisticamente es el Pokémon más precioso que podremos echarnos a la espalda.
2. La OST es de lo más brutal y variado escuchado en un Pokémon.
3. Gran cuidado en la trama aunque esta sea menos original que un gato lambiéndose.
4. Multitud de cambios acertados que dan un soplo de aire fresco más que necesitado en la franquicia.
5. Uno de los pokémons más desafiantes con permiso de Pokémon Negro&Blanco.

- Lo Peor:

1. Pequeños bajones de framerrate en batallas múltiples y dientes de sierra para cortar chorizo.
2. Hay un bajón de ritmo, tanto en trama como en desarrollo, en la tercera isla, aunque luego recupera.
3. La Festiplaza carece de atractivo y se vuelve muy coñazo a la larga para el tema online.
4. Que las pokémonturas, aunque estén de puta madre, no puedas escoger tú el pokémon a pilotar como las MO's.
5. Tanto el Battle Royale como el árbol de batalla no perdonan a los incautos, la brecha de reto es enorme.





Share on Google Plus

About Nero Red Rising

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Resident Evil VII , una aventura que tenéis que experimentar .