Retro análisis – Pssst


 Por la naturaleza del título más bien microanálisis. Lo que tenemos entre manos es un juego tremendamente simple pero infinitamente viciante, como la mayoría de los primeros títulos del Spectrum. No se le podía pedir peras al olmo, pero hay que reconocer la labor de los programadores para embutir en 48k, horas y horas de vicio. Con Ustedes PSSST!


Onomatopéyico nombre que sintetiza la acción del juego. Tu eres “Robbie”  no eres precisamente un Nexus 6, pero como robot se te ha encargado la noble tarea de proteger el jardín de tus señores. Que nos dice este juego, que afortunadamente en un futuro lejano, cuando tengamos siervos mecánicos, aun quedará algún resquicio de verde en el planeta. Esperanza ecológica, profundo mensaje sin duda. Tal como predicen los protocolos ante un ataque nuclear o degradación del planeta, los bichillos, insectos, cucarachas y demás corte celestial de monstruos en miniatura alados o arrastrados, vivirán también en este futuro jardín que custodias.


La misión principal. En este oscuro jardín crece una bella y hermosa planta. Tan bella y hermosa que atraerá a la fauna de insectos variada para comer de tan preciado manjar.

 Si mantenemos alejados a los bichillos: veremos crecer la planta, unas tímidas hojas aparecerán, el capullo (con perdón) de la flor ascenderá vigoroso como el miembro viril del macho en su noche de bodas, para culminar finalmente con el florecimiento de una estupenda y colorida flor. Si logramos esto, subiremos de nivel empezando todo de nuevo con una nueva y creciente “herbácea”.

Si no mantenemos alejados a los bichos: éstos, prendidos por la natural belleza de la flor, serán atraídos, más por hambre que contemplación y no dudaran en comer de aquello que crece y proteges, haciéndola menguar hasta su muerte suponiendo el final de la partida.

¿Como los mantenemos a raya… señor?

Naturalmente con insecticidas. Botes de spray que dan nombre al título Pssst!, en tres tonos diferentes, los tres colores básicos: Magenta, cian y amarillo o para los amigos amarillo, rojo y azul, que se encuentran colocados en las distintas dependencias del jardín.

¿Cómo funciona el asunto?

Cada especie de bichillo, bien sea un gusano, una polilla, una avispa o cualquier otro bicho del averno, tiene asignado un color de bote o spray que acabará con él. Para acabar con el bicho no hay más que coger el bote que corresponda con su "especie", bien sea gusano (bote azul), polilla (bote rojo) o avispa (bote amarillo) y arrearle con el spray.


En niveles avanzados, la cosa se complica y no siempre es fácil tomar los botes correspondientes con la especie o naturaleza del atacante, de modo que existe la posibilidad de rociar de spray aunque no sea de su "especie", a cualquier bicho, esto hará que momentáneamente queden paralizados sus movimientos, aprovechando entonces para acceder al bote correcto y aniquilarlo. Estrategia pura! Oigan!.

Genialidad y variedad, en una sola pantalla, lo que se traduce como horas de vicio. A día de hoy ideal para echar una partida rápida.

¿Quién fueron los responsables de esta pequeña maravilla?

Fue la muchachada de “Ashby Computers & Graphics” o más conocidos como Ultimate Play the Game…no os suena… seguro que a muchos si. Y si os digo RARE, ¿cambia la cosa?

El juego fue lanzado para Spectrum en 1983 en el que fue su segundo lanzamiento (o tercero? me bailan las fechas con el Atic Atac) tras publicar con notable éxito Jet Pac, juego  que pronto tendremos por aquí, al igual que otros gloriosos títulos de la compañía Ultimate.


"Es la Señora Robbie!...sueñan los androides con tetas de hojalata?"

Poco más que añadir, salvo que si os apetece jugar, podéis echarle un vistazo a esta entrada desde aquí seguir sus "instrucciones" y jugar.

Nada más.

Nota: 7

Abuelo Cebolleta para estos bandarras de Orgullogamer. A los pies de mi chimenea, fumando en mi pipa desde mi apacible mecedora.


Otros artículos de Spectrum que pueden interesarte:
Análisis  Jet Pac
Análisis Horacio esquiador
Análisis – Hyper Sports
Share on Google Plus

About Mario Roda

    Blogger Comment
    Facebook Comment

3 comentarios:

  1. Desafortunadamente a mí se me pasó el arroz con Spectrum. Cada uno nace en su época y yo me estrené en el videojuego con Amiga, Nes, Master System, Mega Drive, Game Boy y Game Gear (poco después la super). Sé que caté máquinas anteriores, pero mi uso de razón aún era muy custionable y sólo conservo pequeños flashes de juegos que no sabría decirte si eran de Amstrad o de un Commodore 64 o vete a saber. Ojalá recordara los nombres porque me encantaría encontrar esos juegos y rememorar eso que está ahí enterrado. Obviamente, como era un niño, tardamos en "educarnos" en el videojuego, nuestros ojos se posan en lo que es más bonito visualmente y pasas de esas máquinas más ancianas que no han tenido la ocasión de entrar en el podio de la nostalgia.

    No puedo apreciar el spectrum en toda su plenitud pero pssst y algún que otro he llegado a probar de forma más reciente. Sobre todo en MAME encuentras propuestas de estas con la paleta básica de 3 colores. Desde luego adictivos tienen que ser aunque sea de forma inconsciente porque he llegado a jugar a cosas así de simples e incomprensiblemente llevaba una hora o más jugando XDD.

    Me he quedado torcido con lo de RARE cuando todavía no eran RARE XD. Si es que todos tenemos un pasado oscuro XDD

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas Sone, lo importante es llegar a esta maravillosa forma de ocio sin importar fecha o edad, y no está nada mal ese momento que elegiste para que los videojuegos formaran parte de tu vida, para épocas anteriores aquí está este servidor que está encantado (y viciado aun), sin olvidar la época que vivimos naturalmente, para recordar aquellos juegos que en mi humilde opinión no deben caer en el olvido.

    Mientras pueda rescatar vuestros-nuestros juegos de antaño, y podáis recordarlos o reconocerlos, mi intención quedará plenamente cumplida.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Una gozada de juego, pero era de 16Kb, más mérito aún.

    ResponderEliminar

Entrada destacada

The Dig